jueves, 15 de septiembre de 2011

DESTINO V

EL AMOR ES MÁS FUERTE QUE LA MUERTE

Antonio Campillo Ruiz


LIMINAR

La importancia de la película seleccionada, algunas costumbres y el salto a dimensiones paralelas, me aconsejan que alterne mis opiniones personales con alguna contribución explicativa del guión cinematográfico. Asimismo, aunque con las deficiencias técnicas debidas a la copia, será la primera vez que adjunte en dos partes la película completa. A pesar de poseer una copia remasterizada y reparada por la Cinemateca Alemana, no puedo difundirla por no poseer el copyright de la misma.


LA PELÍCULA

   En un tiempo infinitamente menor a un instante la vida de una chica enamorada sufre tal alteración que su concepción de la vida, del amor y de la muerte, se ve transformada. Sucede a las once en punto de la noche. Esta es la hora mágica en la que todo es posible en algunas naciones del centro y norte de Europa. A esa hora la joven amante pasa a una dimensión espacio-temporal distinta del lugar y tiempo en los que se encuentra. El espectador, sorprendido, la acompaña hasta donde habita la muerte cansada , “Der Müde Tod” de Fritz Lang, 1921.


    Retitulada “Las tres luces” y “Destino”, “Der Müde Tod” es una película bellísima y su guión posee la intensidad de ese destino ineludible, el fatum, que dirige la vida hacia un fin predeterminado, necesario, fatal. Se estrenó con sonido, la música, y en color, tenía tinciones según donde se desarrollara la acción: los interiores en marrón claro; la noche, en azul; los lugares iluminados con antorchas, en rojo.


EL PRINCIPIO

   “El Unicornio Dorado” es el lugar de reunión, placer y oficina, de los notables del pueblo que en un pasado, representado por medio de un flash back, realizan un suculento negocio con un extranjero rico y de muy peculiar comportamiento. La llegada de unos amantes acompañados del extraño desconocido afincado en el pueblo causa sorpresa entre los vecinos.


   Desaparecido el joven, La Chica, desesperada por encontrarlo, se halla ante un inmenso muro construido por el misterioso forastero para aislarse del pueblo y visiona una cruda realidad: su amado ha muerto, es un espectro. No puede creer que sea cierto y el boticario, que en ese momento a la luz de la luna recoge plantas de reputados efectos mágicos, la ayuda.


CONSIDERACIONES

   Para la correcta interpretación del filme hay que tener en cuenta:

a)  En algunas lenguas europeas la palabra 'muerte' es masculina, de ahí 
que el personaje que la representa esté encarnado por un hombre.
b) Los hechos mágicos empiezan a suceder a las once de la noche en
 parte de Europa.
c) La muerte es intemporal e inespacial, por tanto se puede representar 
en un espacio y tiempo distintos a la vez.

 
LAS DIMENSIONES ESPACIO-TEMPORALES

   El “Cantar de los Cantares”, abierto por la página en que se lee "porque el amor es fuerte como la muerte", Cantar, 8, 6, ilumina el rostro de La Chica en un atisbo de esperanza y en su desvarío se aferra a esta máxima. ¡Las once en punto! En ese momento un hecho inexplicable la hace aparecer delante de una puerta, antes inexistente, de la morada del forastero, descubriendo que se trata de La Muerte.



   Consciente del cansancio que procura a La Muerte la vigilancia eterna de las vidas humanas y comprendiendo el horror de su macabro trabajo, le solicita que devuelva la vida a su amado. La propuesta de La Muerte es cambiarla por una de las tres vidas, metaforizadas por sendas velas que están a punto de agotarse.


LAS HISTORIAS DE LAS TRES LUCES

   Entramos en una tercera dimensión espacio-temporal. En este punto es donde se acrecienta la complejidad del guión pues se relata sin continuidad temporal y en diferentes lugares del mundo cada una de las historias de quien puede ser salvado. 


1)  La acción de la realidad vivida por los protagonistas transcurre en el siglo XIX en un pueblo alemán.


2)   La tercera parte de la película narra la primera vida. Discurre en Bagdad en el siglo XX. “¡Un pagano, un infiel, un giaur!” es el amado de una muchacha de casta real.


3)   La segunda vida es la de un joven enamorado que durante el carnaval de Venecia en el siglo XVI mantiene rencillas con la familia de la amada.


4)  La tercera vida es la de un muchacho muy enamorado que habita en  China en el siglo XIII. En esta quinta parte se realizan los efectos especiales de mayor relevancia.

   La intemporalidad de La Muerte está representada por estas “discontinuas” historias montadas en continuidad.


SIN CONSEGUIR EL ACUERDO

   No habiendo conseguido su objetivo de salvar ninguna de las tres vidas propuestas para el intercambio acordado e insistiéndole a La Muerte, La Chica logra la gentileza de una hora más para encontrar a alguien que quiera cambiar su vida por la de su amado. En ese instante son ¡las once de la noche! La Chica vuelve a la realidad cotidiana exactamente en el mismo punto en que la dejó. Para ella ha transcurrido un tiempo infinitamente menor a un instante de su vida real. Y… el tiempo, desde ese momento, ¡avanza raudo!

 
NOTA FINAL

   Nos encontramos ante una película de las denominadas silentes, cuya realización se ajusta tecnológicamente a los procedimientos de la época. A pesar de las limitaciones, con uno de los guiones más complejos, fantásticos y delicados de la historia del cine, consigue la perfecta representación de una historia que recomiendo ver en su totalidad, dadas las facilidades técnicas actuales.


Es importante visionar la película a plena pantalla y a la distancia suficiente debido a la baja calidad de la imagen


Es importante visionar la película a plena pantalla y a la distancia suficiente debido a la baja calidad de la imagen

11 comentarios:

  1. Tendré que volver en el futuro para ver esta película, fascinante en la reseña y la explicación que nos das de ella. La muerte sólo acepta a cambio muerte. Besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho, Antonio y la falta de calidad de la imagen no disminuye (demasiado) el mensaje. Contrasta el personaje masculino de la muerte con la andriginia del mismo en El Septimo sello. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Fantastica entra, me ha encantado leerte y sobre todo conocer está pelicula que tal y como la describes merece la pena verla y disfrutar de ella. Gracias por este momento Antonio.

    Mi beso para ti

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que te haya gustado, Enrique. Como expreso en la introducción, tuve que decantarme por algo no acostumbro: desentrañar a grandes rasgos la complejidad narrativa de la película.

    Un fuerte abrazo, amigo Enrique.

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón, Isabel, los acuerdos con la muerte deben ser siempre ventajosos para ella. Lang trata de manifestarla como “cansada”, sometida al designio de lo indiscutible, del sino fatal, en la película.
    Saramago en “Las intermitencias de la muerte” también propone una muerte, en su caso femenina, que llega a poseer sentimientos humanos.

    Mi agradecimiento por tus palabras.

    Un fuerte abrazo, Isabel

    ResponderEliminar
  6. Mariano, tu opinión siempre es sabia.
    Sí, Ingmar Bergman en “El séptimo sello” ya manifestó la androginia. La muerte es representa por un hombre en Suecia al igual que en Alemania.
    Me parece importante que al visionar o leer un relato se relacione con otros que pueden plantear una visión más abierta y clara de la narrativa en todos sus medios.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me agrada mucho, Eva. Es una de las películas que abrió camino hacia un estilo personal y diferente en la historia del cine.
    La parte más bella y humana es el período entre las once y las doce. De él no digo ni una palabra para que se disfrute personalmente.

    Un fuerte abrazo, Eva.

    ResponderEliminar
  8. Creo que lo más importante es lo que transmite el contenido, que es la esencia, y lo que menos importancia debemos dar es a la calidad de la imagen.

    Me ha gustado la manera que lo has enfocado.

    Parece increíble como puede llegar a transformarse la vida de una persona, de unos minutos a otros.

    Gracias por estos capítulos que estás compartiendo, Antonio, siempre me resulta muy agradable venir a tu blog.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Es cierto, Carla, el contenido es más importante que el continente. A pesar de todo, es una narración en donde la imagen es esencial.
    Sería curioso que en la vida real pudiese existir un paso a otra dimensión y regresar de ella. La similitud con lo que puede suceder a los humanos en pocos minutos, como dices, es aterradora.
    Te agradezco tu interés y me alegro de que te guste.

    Un fuerte abrazo, Carla.

    ResponderEliminar