viernes, 14 de octubre de 2011

BODA NONAGENARIA

LA LOZANA ANDALUZA

María Luisa Arnaiz Sánchez

Tres mujeres, Otto Dix

FRAGMENTO
 
   Era una judía vieja de noventa años y tenía dos nueras, mujeres burlonas, y venían a su suegra cada mañana y decían: ¡Buenos días, señora! Y respondía ella: Vosotras tenéis los buenos días y habéis las buenas noches.
   Y como ellas veían esta respuesta siempre, dijeron a sus maridos: Vuestra madre se quiere casar.
   Decían ellos: ¿Cómo es posible?
   Decían ellas: Casadla y veréis que no dice que no.
   Fueron y casáronla con un judío viejo y médico. ¿Qué hicieron las nueras? Rogaron al judío que no la cabalgase dos noches. Él hízolo así, que toda la noche no hizo sino contarle las deudas que tenía. 
   Vinieron las nueras otro día y dijo la vieja: ¿Qué quiero hacer de este viejo, que no es bueno sino para comer y tiene más deudas que dineros, y será menester que me destruya a mí y a mis hijos?
   Fueron las nueras al judío y dijéronle que hiciese aquella noche lo que pudiese. Y él, como era viejo, caminó y pasó tres colchones. 
   Viniendo la mañana, vienen las nueras y dicen a la suegra: ¡Señora, albricias!, que vuestros hijos os quieren quitar este judío, pues que tanto debe.
   Respondió la vieja: Mirad, hijas, la vejez es causa de sordera, que yo no oigo bien. ¡Que le deben a él, que le deben! ¡Que él no debe a nadie!

Atribuido a Francisco Delicado

11 comentarios:

  1. Buenìsimo el texto y està claro que los años tambien quiere su tiempo para gozar.

    gracias por tu visita.

    un fuerte abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  2. Vaya, no conocía ese texto de Francisco Delicado. Todos los días son días de aprender...
    Un saludo cordial

    ResponderEliminar
  3. jaja! Salud por la viejita! y todo natural,sin necesidad de Viagra ni porquerías por el estilo!
    Besos María Luisa, me encantó la entrada, gracias!

    ResponderEliminar
  4. Cada edad tiene su qué y su como. Magnifico fragmento, Antonio.

    ResponderEliminar
  5. Muy adecuado en estas fechas de bodas de alta alcurnia de señoras entradas en años.
    Me he sonreído. Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Cuesta creer que la vieja mantenga la libido pero sonreímos ante la exageración. Gracias, Fus. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Rosa: creo que lo importante en este caso es que el humor viene disfrazado de antisemitismo. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué chispa, María! Me has hecho reír. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Naturalmente, Enrique: a cada cual con lo que goce. Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Esto de las bodas de la nobleza con la plebe tiene morbo, ¿verdad, Isabel? ¡Qué país! Saludos.

    ResponderEliminar