sábado, 5 de mayo de 2012

¡HURRA, ERNESTO CARDENAL, HURRA!

DE LA IGNOMINIA AL GALARDÓN  

Antonio Campillo Ruiz

Cortés blanco

I

Cuando los dorados corteses florecieron
nosotros dos estábamos enamorados.
Todavía tienen flores los corteses
y nosotros ya somos dos extraños.


Cortés blanco

II

Se oyeron unos tiros anoche.
Se oyeron del lado del Cementerio.
Nadie sabe a quien mataron, o los mataron.
Nadie sabe nada.
Se oyeron unos tiros anoche.
Eso es todo.

 Afrenta pública

Juan Pablo II y Ernesto Cardenal, ministro de Cultura, 1983

III

Si cuando fue la rebelión de abril
me hubieran matado con ellos,
yo no te habría conocido;
y si ahora hubiera sido la rebelión de abril
me hubieran matado con ellos.

 Ernesto Cardenal

IV

Las pesadas gotas parecen
pasos subiendo la grada
y el viento golpeando la puerta
una mujer que va a entrar.
 Ernesto Cardenal

Escalera al Cielo

    Ernesto Cardenal (Granada, Nicaragua, 1925) es poeta, escultor y sacerdote católico (defiende la teología de la liberación). En 2009 recibió el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda y acaba de ser premiado con el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.

10 comentarios:

  1. Hola, Antonio Campillo.
    De la ignominia al galardón, así es
    esto. Afrenta pública, pero valen
    la pena las imágenes con las que
    comienzas la decepción. ¡preciosas!
    Un abrazo
    Ángel-Isidro.

    ResponderEliminar
  2. Linda entrada querido amigo. Lindas imagens. E um viva ao escritor!
    Um grande bj e bom final de semana.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, María Luisa. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Estamos de acuerdo, amigo Ángel-Isidro. Posiblemente, la belleza de los cantos líricos de Ernesto Cardenal, inspiradas en la belleza y la paz, superen todas las afrentas que se reciben, vengan de quien vengan.
    Mucas gracias por tus palabras,

    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  5. Así es, Mariano. Me congratulo de coincidir contigo.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Querida Gisa, me ha encantado que ya te atrevas a escribir en español. Y me encanta más que lo hagas en las dos lenguas, la tuya y la mía.
    Tus palabras siempre son de agradecer y, sí, los versos de Ernesto Cardenal son muy bellos.
    Lo que intuyo como inspiración de los mismos, si fue similar a las imágenes seleccionadas, son deliciosas por su sencillez y naturalidad.

    Un fuerte abrazo, querida Gisa.

    ResponderEliminar
  7. Amigo, Antonio, siempre es un placer poder leerte y decirte lo que me gusta tu poesía.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Enrique, creyentes o no, cuando te encuentras a personas que luchan por el bien, saben hablar de igualdad, amor y Naturaleza. Cuando se les reconoce un poco, sólo un poco, su labor son reprendidos y afrentados por ello y, a pesar de todo, son humildes servidores de una sociedad justa, las personas con humanidad nos emocionamos.
    ¡Cuanto trabajo por los demás! ¡Cuanta dedicación por todos! Y... ¡qué poca recompensa!
    Por una vez, el premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana tiene entre sus galardonados a una persona vilipendiada por su propia institución jerárquica pero inmenso poeta y persona.

    Un fuerte abrazo, amigo Enrique.

    ResponderEliminar