domingo, 8 de julio de 2012

LOS AMANTES DEL CÍRCULO POLAR

CÍRCULO DE CASUALIDADES

Antonio Campillo Ruiz


   La pureza sensual de un primer beso, vivencias personales en una línea espacio-temporal que se desarrolla con soltura en su complejidad, más una multitud de círculos, se entremezclan en una historia sencilla pero perturbadora en función de quien la revive. “Los amantes del círculo polar” de Julio Medem, 1998, narra la historia de dos nombres simétricos (palíndromos, al igual que el apellido del director), que convierten su amor en su vida y viven para su amor.


   El espectador queda atrapado en unas alteraciones temporales que el realizador muestra con la sencillez de la identificación de quien las vive. La visión de sucesos que desde la niñez forjan la personalidad, los afectos, las ilusiones, de unos personajes que se encuentran en un mundo extraño, genera en ellos la ilusión de poder soñar despiertos e incluso poder alterar la realidad pasada. La belleza de la composición fotográfica y los puntos de vista de la cámara son aliados imprescindibles para poder captar el complejo mundo interior de los protagonistas.


   El amor buscado, o quizás mejor, la búsqueda de sentimientos, acaba en un amor que, como el círculo, representa la perfección geométrica tanto tiempo deseada. Secreto, puro, absorbente, el amor entre Ana y Otto es tan íntimo como misterioso, tan sencillo como apasionado, tan maravillosamente infantil como poético. Es un amor perfecto.


   Acontecimientos no deseados arrastran a los amantes hacia unas vidas no anheladas, donde se cruzan levemente hechos estimulantes del incendio que provocaría su reencuentro. El nombre del protagonista, Otto, posee tales connotaciones que Medem aprovecha el tiempo de la acción para introducir una noticia de 1997 sobre el perdón solicitado por el entonces Presidente de Alemania, Roman Herzog, atribuyendo a los dirigentes nazis la Operación Rügen, en la que la Legión Cóndor bombardeó, hasta su destrucción total, la ciudad de Guernika en el transcurso de la Guerra civil española.


   La vida circular, la suerte y la muerte, poseen una magia, un magnetismo y una fascinación que, sustentada en diez bloques narrativos, organiza magistralmente los saltos espacio-temporales, reales e imaginarios, en una estructura simétrica, milimetrada, con unos puntos en las intersecciones de los círculos en los que el espectador encuentra el verdadero sentido de una historia tan delicada como onírica.


13 comentarios:

  1. Me gusta el relato. Voy intentar asistir.
    Besos querido amigo

    ResponderEliminar
  2. Para seguir comentándola.

    Gracias, Antonio.

    ResponderEliminar
  3. La he visto recientemente, pero tus comentarios me retrotraen a detalles en los que no habia reparado. Gracias, y buen verano.

    ResponderEliminar
  4. Agradecido, Gisa.
    Estando en latitudes contrarias, el problema es que vosotros no tenéis vacaciones ni, posiblemente, tiempo para visionar la película.
    A pesar de este inconveniente y de su complejidad narrativa, te recomiendo que, si puedes, la disfrutes.

    Un fuerte abrazo, querida Gisa.

    ResponderEliminar
  5. Querido amigo Enrique, siempre tienes una palabra de aliento, una ilusión, que te envuelven y te elevan.
    Muchas gracias a ti por tu interés.
    Quisiera encontrar una película que te haya hecho tilín para hablar de ella.

    Un fuerte abrazo, Enrique.

    ResponderEliminar
  6. Es evidente que así es, Alicia.
    Falta hablar de los preteribles y futuribles, de su verosimilitud, de su realidad irreal, de la sensualidad y del amor nacido con la edad cronológica.
    He tratado de evitar conceptos que fuesen complejos para muchos lectores que visionan una historia tan bella como extraña.
    No es necesario especificar qué elementos fílmicos pueden o no influir en el espectador, lo importante es sentirlos no que te aconsejen mediante una reseña que los percibas.
    Seguimos cuando quieras.

    Un fuerte abrazo, querida Alicia.

    ResponderEliminar
  7. ¡Cómo es eso de "buen verano"! ¿Es que te despides ya? ¡No me lo puedo creer! ¡Quedamos en tomarnos unos tentempiés! Bueno, te llamo.
    Con respecto a la película, perder pequeños detalles es tan normal que si me dijesen todos los que yo no percibo sé que me echaría las manos a la cabeza.
    La película pasa y pasa y no puede retroceder. No permite un análisis tranquilo, a veces, debe ser demasiado rápido y con gran cantidad de información.
    La bondad de haber visionar una película es poder hablar de ella con otras personas y, entre todos obtener aspectos particulares y peculiares no captados.

    Un fuerte abraqzo, Mariano.

    ResponderEliminar
  8. Olá Antonio,

    Adorei, deve ser maravilhoso o filme.
    Grande abraço!

    ResponderEliminar
  9. Qué belleza de película, Antonio. No he podido resistirme a disfrutar un ratito de sus imágenes.
    Tus comentarios sobre ella son muy acertados e instructivos.
    Ay, ojalá tuviera tiempo para verla íntegra otra vez, pero las obligaciones no me dejan.
    Un grandísimo abrazo, querido Antonio.

    ResponderEliminar
  10. Smareis, te agradezco mucho tus palabras.
    Es un inconveniente que la película no se pueda comprender por muchas persona que, como tú, tiene dificultad con el español y con los subtítulos. Igual sucede en mi caso.
    Procuro que el audio dialogado posea subtítulos en otros idiomas para facilitar a los lectores su comprensión. A veces es importante.
    Es un placer tenerte por aquí, querida amiga.

    Un fuerte abrazo, Smareis.

    ResponderEliminar
  11. Querida Isabel, me alegro, me alegro mucho que hayas hecho una pausa en tu quehacer para disfrutar de unas imágenes bellas y un argumento imaginativo.
    Cuando hablemos en directo comprobarás que tus comentarios serán tan instructivos como dices que son los míos. Cada uno ve "su" película y disfruta de ella con intensidad. Después, hablar de una buena obra cinematográfica es tan interesante como plantear hipótesis acerca de cualquier otro tipo de narración.

    Un fuerte abrazo, querida Isabel.

    ResponderEliminar