lunes, 29 de abril de 2013

LA BELLEZA NATURAL

OCÉANOS EN EL CIELO Y LA TIERRA

Antonio Campillo Ruiz


   El océano tiene un efecto significativo en la biosfera. La evaporación, como una fase del ciclo del agua, es la fuente de la mayoría de las precipitaciones y las temperaturas del océano determinan los patrones del clima y el viento que afectan a la vida en la Tierra. La vida en el océano evolucionó 3.000 millones años antes de la vida en la Tierra. Tanto la profundidad como la distancia de la costa influyen decisivamente en la flora y fauna que habitan sus aguas. Los procesos de gravitación y las corrientes que se establecen por convección, poseen tal influencia en la climatología mundial que el hombre se encuentra sometido a cambios aparentemente inespecíficos en los que la evaporación de grandes cantidades de agua se encuentran en un cielo cambiante.


   Cuando sobre la línea de la costa encontramos ese interminable ir y venir de aguas someras, cuando el atardecer empieza a vencer la luz del día, el océano se convierte en un inmenso e inexplorado mundo en donde habitan criaturas que jamás podremos ver si no es mediante una imagen. Detengámonos en este punto antes de apreciar la admitida y cada día más perfeccionada, destrucción de estas criaturas que pueden estar destinados a multitud de procesos de alimentación de hombres y animales. El escalofrío que recorre la mente cuando se aprecian los medios y métodos de pesca irracional debería de ser de obligado visionado para todos los seres humanos. Apreciar la belleza es un método para contrastar la terrible maldad.




26 comentarios:

  1. Cuando el atardecer empieza a vencer la luz del día, ¡qué bonita frase y cuánto sugiere! Me quedo con la parte bella de tu post. A ver si esa belleza con toda su fuerza nos induce a cuidarla.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La belleza, María Pilar, aunque sea soñada, o sugerida es la mejor fuerza que podemos recibir. Cuidarla es el mejor trabajo que podemos hacer.

      Un fuerte abrazo, querida María Pilar.

      Eliminar
  2. Necesario mensaje el de este post. Proclama a través de la belleza, que comparto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, amigo Carlos Enrique, es un pequeño grito a la cordura que estamos perdiendo los humanos. ¡Si se pudiese desandar el camino…!

      Un gran saludo, Carlos Enrique.

      Eliminar
  3. Este INFORME sobre nuestro mar como parte del hábitat es NECESARIO. Y las variaciones que sufre por la mano destructiva del Hombre.Pero como no vive aislado, afirmo que no existen políticas públicas claras sobre el medio ambiente y su control para la sobrevida del planeta y sus consecuencias...

    Me interesó este tema,Antonio!
    Un abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Elsa. El problema no es que no exista una política sobre este tema, el problema es que ni siquiera se plantean como problema que los mares del cielo y de la tierra se encuentran en grave estado de destrucción y, con ellos, toda la vida sobre nuestro planeta. Ni políticos, ni asesores de políticos, ni seres inmundos que se encuentran alrededor de los políticos cuestionan que el medio debe ser cuidado con tanto esmero como cuidamos de nosotros mismos.

      Un fuerte abrazo, querida Elsa.

      Eliminar
  4. Solo la belleza de la VIDA puede tocar el cielo -las nubes- , y la tierra -el mar-. Bella metamorfosis del agua, bella estampa de la vida.

    "Apreciar la belleza es un método para contrastar la terrible maldad". Me adhiero completamente a tu acertada reflexión.
    Gracias por tan preciosos vídeos, Antonio.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Marisa, creo que la maldad y el desprecio por la vida debe ser juzgado y condenar gravemente, si ha lugar, a quienes ponen en grave peligro el medio que nos pertenece a todos. La rapiña en manos de multinacionales y sus políticos siervos pretenden que ignoremos lo evidente. No lo van a conseguir jamás.

      Un fuerte abrazo, querida Marisa.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Ya sabes, querido amigo Enrique, que son para tu colección de archivo. Yo los guardo en formato que pueda soportar unos cinco años los avances de las tecnologías para poder disfrutar de ellos de vez en cuando. En poco tiempo, posiblemente, desaparezcan estas imágenes de la Naturaleza.

      Un fuerte abrazo, querido amigo Enrique.

      Eliminar
  6. No veas qué paz me transmitió el segundo vídeo!
    Besos mi querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Ohma, no te puedes imaginar la satisfacción que he sentido al leerte y constatar que has logrado un estado de paz. Eso es lo más importante sentir emociones y serenidad cuando apreciamos lo que, posiblemente, nos están arrebatando los desalmados de turno. Nos dará fuerza para la serena batalla contra ellos.

      Un fuerte abrazo, querida Ohma.

      Eliminar
  7. Antonio, llegué aquí como se llega a los buenos sitios por Internet: sin saber cómo! Me ha encantado tu espacio, así que por aquí me quedo. Te leeré con calma, pero en el "mientras tanto", va mi saludo desde Argentina.
    http://artedigital-by-patzy.blogspot.com
    http://senderositalianos.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues llegaste en el momento adecuado, Patzy, porque todos lo son para expresar aquello que es emocionante o nos guste. Tus dos blogs están enlazados al mío. Yo también te encontré porque tocaste mi hombro y me dijiste al oído quedamente: “¡Hola, soy Patzy…! ¿No me conoces?” Ya te voy conociendo.

      Un fuerte abrazo, amiga Patzy.

      Eliminar
  8. Pues parece ser que no todo el mundo tiene los ojos tan abiertos como tú, Antonio. Se ve que hay muchos seres humanos con un encefalograma plano y sin ojos para mirar...

    Toda esa belleza natural nos alivia un poco. Preciosos vídeos, Antonio, mil gracias.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Marián, con vosotros, los amigos que leen estas pequeñas utopías, como diría el político de turno con muchos asesores ineficaces, me basta. Pero, a pesar de todo, creo que existen millones de personas muy preocupados por la Naturaleza y nuestro entorno más directo. De entre ellos, te destaco especialmente porque sé que eres muy sensible con la belleza y el bien por los demás.

      Un fuerte abrazo, querida Marián.

      Eliminar
  9. Pues si, Antonio, acabaremos con todo, es cuestion de tiempo. No podemos cambiar el diseño ¿o si? Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si podremos, Mariano. Creo que debemos intentarlo. El resultado si no lo hacemos sabemos cual es. Pues bien, intentémoslo, seamos capaces de plantar cara a los asesores de políticos porque ellos, per se, ni de estas cuestiones ni de otras saben nada. Sé que la victoria será pírrica pero los macedonios, en Asculum, lo sabían también y, a pesar de ello, se enfrentaron a la potencia más grande del momento, Roma.

      Un abrazo, Mariano.

      Eliminar
  10. Aquí en Castilla tenemos otros tipos de océanos y mares, los mares y llanuras del trigo y las dehesas donde pacen vacas y toros. Pero... no es lo mismo. Contemplando el movimientos de las aguas sobrevienen a tu mente ideas de trascendencia, descansa la vista y se alegra el oído.Do so tres veces al año me escapo a ver el mar.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Carmen, ver los mares de cereales entre la primavera y el verano, con las olas verdes, doradas y el fondo de una tierra tan grata para el agricultor, es uno de los placeres más grandes que existen en las llanuras castellanas. No es necesario que el mar muestre su amplitud, de la que no apreciamos sus bienes. En estas llanuras que muestran al caminante los frutos y el silbar de sus olas produce un sonido tan especial como no existe otro en la Naturaleza.

      Un fuerte abrazo, querida Carmen.

      Eliminar
  11. La terrible maldad y la desaprensión humana nos rodean, Antonio.
    Aunque personas como tu nos alertan y nos tienen informados. Puede ser que lo uno sea el equilibrio de lo otro.
    Yo vengo de un mar de olivos.
    La vida viene y va y siempre nos deja maravillados.
    Te sigo leyendo amigo, mientras me dure el tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, Tecla. Nada existe más placentero que las inmensas olas de olivos rectos, ordenados, entre rizos de tierra rojiza o semigris, recién arañada por las vertederas. El verde oscuro de las hojas, fuertemente cogidas a inmensos troncos centenarios o nuevos plantones pimpollos, crea una diferencia entre el mar de olivos y el cielo azul que la vista no alcanza a vislumbrar su final.
      A los desaprensivos y malvados seres, pertenecientes a una especie en la que existen muchos de sus componentes que maquinan y maltratan, desprecian y arrasan, se la debe enseñar a apreciar la belleza. Es un honor poseer cualidades que le facilitan poder apreciarla.

      Un fuerte abrazo, querida Tecla.

      Eliminar
  12. Yo, también amo la naturaleza. Cada vez tenemos que busvar más, para encontrar un lugar tranquilo, que no haya sido invadido por la mano del hombre. Eso no es bueno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tio Antonio, acabo de escuchar que sólo quedan 20 rinocerontes de Borneo en el planeta Tierra. En nuestro país, en donde especies únicas han desaparecido, nada nos dicen. La gineta, el lince ibérico, los osos de la cordillera Cantábrica, el aguila real, lobos… y un largo etc., Nos impide, como bien dices, poder encontrar un rincón en donde la desidia y los desaprensivos señores de la guerra desigual, llamados cazadores, hayan dejado un remanso de paz. Es importante luchar por esos lugares.

      Un gran saludo, Tío Antonio.

      Eliminar
  13. En un océano de calma, me has dejado.
    Precioso.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, Inma, me alegro mucho. De eso se trataba, de sentir la paz que podemos perder en un instante.

      Un fuerte abrazo, querida Inma.

      Eliminar