miércoles, 29 de mayo de 2013

DE ESTRELLA EN ESTRELLA

PARA BAJAR A UN POZO DE ESTRELLAS

Antonio Campillo Ruiz

 Matteo Anfanotti

Elementos necesarios:

Un espejo, un sitio descubierto (puede ser una azotea); una noche oscura y estrellada.

Instrucciones:

1- Se toma el espejo y se sube a la azotea.
2- Se pone el espejo boca arriba.
3- Se tiende uno al lado del espejo.
4- Se acerca la cabeza al espejo, pero no demasiado; sólo lo suficiente para ver las estrellas allá al fondo.
5- Se mira con atención la más cercana, hasta poder calcular con exactitud a qué distancia está; luego se cierran los ojos.
6- Se lleva despacio un pie hacia la estrella: después de tocarla hay que asegurarse de que se ha asentado bien el pie.
7- Asiéndose con una mano del borde del pozo, se busca con el otro pie una nueva estrella, y se la pisa con firmeza.
8- Se busca con la mano libre otra estrella, y se le encierra con la palma.
9- Se suelta entonces la boca del pozo y se busca con la otra mano una estrella más.
Al encontrarla y sujetarla, se mueve el pie que había pisado la primera.
Así, descolgándose de estrella en estrella, se continúa hasta llegar al fondo del pozo.
10- Para salir del pozo se tapa el espejo con la mano y se abren los ojos.

Marcial Souto

30 comentarios:

  1. Puede ser un experimento interesante.
    Mi primer problema es que en mi ciudad no se ven las estrellas por la luminosidad.
    Antonio no quiero complicarte la entrada pero si en el punto 5º he cerrado los ojos hasta el 10º, no se como localizar las otras estrellas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, Marcos, las luces parásitas de la ciudad impiden ver un cielo limpio y no podemos apreciar ni una sola estrella. La Luna, incluso en Luna llena posee el halo contaminante de una atmósfera sucia. Pero esto no siempre ha sido así. En el caso que nos ocupa, Marcos, la cuestión es que el espejo refleja las estrellas a igual distancia que se encuentran de nosotros. Si aprendemos dónde se encuentra cada estrella, podemos ir caminando por él cuando cerremos los ojos, luego no subimos, bajamos. El hechizo se termina cuando se abren los ojos porque es un sueño en el que las estrellas se encuentran en las profundidades no en las alturas.

      Un abrazo. Marcos.

      Eliminar
  2. Mira lo que decía uno de mis Federicos (Garcia Lorca):
    "La habitación tenía un espejo. Yo, medio peine en el bolsillo."Me gusta" (Vi mi "Me gusta" en el espejo verde.)...Abajo, el mulo resoplaba. Quiero decir decir que abría el girasol de su boca. No tuve más remedio que meterme en la cama. Y me acosté. Pero tomé la precaución de dejar abiertos los postigos, porque no hay nada más hermoso que ver una estrella sorprendida y fija dentro de un marco. Una. Las demás hay que olvidarlas"

    Un beso fuerte, Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un pasaje precioso de Federico García Lorca, Marián. Has comprendido perfectamente el sentido onírico del relato y sus posibles relaciones con otros escritores a los que atraían los espejos y las posibilidades que podían proporcionar.

      Un fuerte abrazo, querida Marián.

      Eliminar
  3. Jajaja, el comentario de Marcos, te iba a decir lo mismo!!!
    En Madrid es muy difícil ver buenas estrellas, por lo menos donde yo vivo. Es una lástima.
    Un beso Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Eva, alguna noche serena y sin nubes, con una contaminación atmosférica normal, podrían apagar el alumbrado público para que algunos niños, que no han tenido la oportunidad de ver el cielo nocturno, supieran que las estrellas están siempre en su lugar, fía y noche. Como no podemos apagar el Sol tenemos que hacer el experimento de coche.

      Un fuerte abrazo, querida Eva.

      Eliminar
  4. Es una abierta invitación a ir al campo, donde no haya ninguna luz artificial que las opaque y hacer el experimento!!! Suena bien... Ya te contaré, cuando lo haga. Siempre me sorprendes, eres demasiado versatil.
    Fuerete abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No dejes de hacerlo, Sara, aunque sólo sea una vez! La belleza que tendrás sobre ti será impresionante e irrepetible. Nada la puede igualar.

      Un fuerte abrazo, querida Sara.

      Eliminar
  5. Antonio, con lo olvidadizo que soy seguro que me olvido de abrir los ojos y me quedo en el fondo del pozo hasta que algún alma caritativa venga a despertarmne. Lo intentaré el día que quiera que me vayan a buscar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Jaal, un perspicaz y muy adecuado comentario. Mi recomendación es que penetres en el fondo del pozo, espejo, y trates de vivir en él todo el tiempo que puedas. Es maravilloso.

      Un abrazo, amigo.

      Eliminar
  6. Antonio pues yo cuando quiero ver las estrellas salgo a la terraza miro parriba y ya está, nunca se me ocurre mirar pabajo; no entiendo esas instrucciones que parece que estas leyendo en chino, tendrán su gracia pa quien las entienda, será que nací estrellao, eso si un día baje un pozo y tuve que agarrarme bien como dicen las instrucciones, estuve a punto de pegarme un leñazo y ver las estrellas, coño he dicho estrellas, ahora lo entiendo todo, mi gozo en un pozo.
    Salud y transparencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Toni, los dos sabemos que sí quisieras bajar para alcanzar lo que se encuentra arriba. Lo siento, otro trabalenguas. Para quienes nacimos estrellaos, ver estrellas es muy fácil y comprendo tus dudas. En cualquier caso cómprate un espejo bien grande y podrás jugar a este bonito rompecabezas.

      Un abrazo, Toni.

      Eliminar
  7. No conocía este cuento, ni a este autor, lo confieso, pero me ha encantado el efecto de una gran imaginación puesta al servicio de la literatura. Casi partiendo del título, ya venía presuponiendo cada instrucción, cada paso. Tal vez porque quienes nos aferramos a la fantasía como herramienta creativa, estamos acostumbrados a bajar a un pozo de estrellas o a subir a un agujero celeste de mar. Abrazo, Antonio!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido un placer, Patzy, poder llevarte este cuento que, aunque aparentemente parezca muy serio por tantas indicaciones. Provoca el efecto que explicas en tu comentario: aferrarse a la fantasía, pensarla, crearla, hacerla posible, compartirla. La pregunta inocente de un niño sería: ¿En el Polo Sur bajan o suben a las estrellas? Con nuestra mente de hemisferio norte es comprensible tal razonamiento.

      Un fuerte abrazo, querida Patzy.

      Eliminar
  8. Bellísimo descenso al cielo. Una vez en el fondo del pozo, ¿quién querría volver a subir? Un abrazo, querido amigo, y gracias por delicias tan profundas como ésta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que pienses así, Isabel, porque uo no volvería. Me quedaría soñando en la bajada al cielo estrellado para estar más cerca de esa estrella que miro siempre con pasión.

      Un fuerte abrazo, querida Isabel.

      Eliminar
  9. En la casa de mis abuelos en el campo cuando era chica si que veiamos estrellas, verdaderas estrellas relucientes, titilantes, grandes y cercanas que podias arrancar una a una con las manos sin caerte en ningùn pozo....jajjajja

    Muy bueno Antonio.
    Abrazos càlidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, Genessis, claro que se veían e incluso se podían coger. Eras una niña afortunada: ver la cúpula celeste con claridad es una visión muy especial por lo maravillosa que es. Claro, a ti no hacía falta proponerte ningún truco porque las tenías a mano y podías dirigir la mirada hacia ese lugar que era tu favorito. Me alegro que hayas disfrutado de las estrellas.

      Un fuerte abrazo, querida Genessis.

      Eliminar
  10. Al principio de las instrucciones muy bien, pero cuando voy llegando al final me hago un lío tremendo.
    Así que me copiaré tu entrada y este verano en el campo practicaré todo lo que pueda hasta conseguirlo.
    Qué bonita entrada, Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una excelente idea, Tecla. Poder ver reflejadas en un espejo las estrellas y a la vez verlas en el cielo es un doble motivo de realizar el juego que se propone. Me agrada mucho que puedas ver las estrellas sin luces parásitas que aplanan el cielo y lo dejan sin vida.

      Un fuerte abrazo, querida Tecla.

      Eliminar
  11. Bonita forma de verlas o estar cerca de ellas...
    Anulo el pozo,pq ahí siempre suelo echar los recuerdos que duelen.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, Inma, pero esos recuerdos pueden morir con el fuego regenerador de las estrellas que se reflejan sobre ellos. Desde ahora, cuando eches al pozo recuerdos dolorosos sacas el espejo por la noche y haces que las estrellas se reflejen en él. Todo lo que exista en su interior desaparecerá.

      Un fuerte abrazo, querida Inma.

      Eliminar


  12. Esta mañana después de levantarme y cuando ya me disponía a salir a la calle, me asaltó la indecisión, de no saber que ponerme...

    Y de pronto el niño que aún llevamos dentro me sugirió que me vistiera de felicidad, ya que así cuando me encontrara con los amigos la podría compartir...

    No sé si ha sido una idea afortunada o no, pero el hecho es que aquí estoy esperando que la aceptes a través del silencio de las palabras, que son el portavoz de mis sentimientos...


    Quisiera que mañana al despertar, el alba te pintará un paisaje lleno de caléndulas de mi parte para ti!!


    Un abrazo de despida bajo la alameda de los ruiseñores...


    Atte.
    María Del Carmen




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, querida Gatita Coquetuela, te vi, te vi tan radiante repartiendo felicidad a todos cuantos te cruzabas caminando. Un rayo de ella me llegó, me iluminó y encendió en mí la capacidad artística para realizar lo que me solicitas: he pintado un campo inmenso de caléndulas para regalártelo cuando nos veamos y pueda disfrutar otra vez de tu inmensa alegría y felicidad.

      Un abrazo inmenso, encantadora María Del Carmen.

      Eliminar
  13. Precioso, amigo Antonio. Lo practicaré en cuanto pueda. Bonito relato

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que lo harás cuando pasen las grandes fiestas de la Cremá y las luces de la ciudad sean más tenues, o vayas a alguno de los maravillosos pueblos del interior de la provincia donde el cielo existe todavía.

      In abrazo, amigo Enrique.

      Eliminar
  14. Me considero casi como Alicia intentado entrar al otro lado del espejo... Aunque esta receta bien se puede llevar a cabo con una superficie de aguas quietas, véase un lago en lo alto d ela montaña en pleno verano, allá en agosto con las Lágrimas de San Lorenzo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfecto, Carmen. El espejo será más grande y el momento más idóneo para realizar el experimento. A la vez, con cada lágrima de San Lorenzo se puede solicitar un deseo que se cumplirá. La única dificultad es que como las lágrimas caen a hora imprevisible durante varias noches, el sueño hay que procurar cambiarlo.

      Un fuerte abrazo, querida Carmen.

      Eliminar
  15. Interesante experimento. Me temo que no estoy en condiciones de realizarlo. Tendré que conformarme con una lámpara con luces que dan vueltas, que me regaló mi hermana el día de Reyes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no está mal, Tío Antonio. La cuestión es que se parezca a una estrella que sea nuestra guía. Con ello y cerrar los ojos imaginaremos todo el encanto de la bajada a las estrellas.

      Un abrazo, Tío Antonio.

      Eliminar