domingo, 14 de diciembre de 2014

EL SILENCIO DE LOS HÉROES

EL HONOR

Antonio Campillo Ruiz

Joaquín Ruiz Baeza

   El leve ¡clic! del cerrojo, atrancado durante tanto tiempo, sobresaltó a la niña que miró hacia todos lados asustada. Su hermano había podido abrir con suavidad la cerradura de la puerta de la habitación que se mantenía cerrada desde siempre. Los dos hermanos se miraron y quedaron en silencio tratando de detectar un ruido, unos pasos, a pesar de tener la certeza de encontrarse solos en aquella casona de la abuela con múltiples habitaciones, en cuyas paredes había tapices traídos de ciudades muy lejanasAquella tarde, como todas, habían comprado hierba en “El Yerbero” y la habían depositado primorosamente en el corral donde sus padres criaban conejos y pollos para consumo propio; también habían echado con menos cuidado panizo, cebada y salvado. Cuando terminaron su siempre grata tarea, pues acariciaban los gazapos mientras hambrientos comían, abrieron la puerta de la casa que, a través de la cocina, daba paso al patio. Trataban de no pisar las hojas recién caídas de la gran higuera que, plantada en la parte izquierda, proporcionaba buenas brevas e higos y una fresca sombra en verano. El miedo les atenazaba pues creían ver personas por todos los rincones del gran patio.

Joaquín con su novia, Solita, y amigos

   Aquel era el día que habían elegido para husmear y tratar de comprender acontecimientos que no se explicaban o que se susurraban en voz baja sin ser capaces de entender lo que hablaban los mayores. Empujaron la puerta de la habitación y un olor húmedo, a cerrado, los envolvió. Un rayo de sol cortaba el polvo que cayó con un susurro de dolor al girar los goznes de una contraventana, hinchada y ondulada por el agua de lluvia. Trataron de encender la luz y, a pesar de dar vueltas y vueltas a la llave de palomilla, la bombilla colgada de un cable del techo no se iluminó. Se adivinaban muebles amontonados y arcones de madera. El hermano se dirigió a la ventana y, no con poco esfuerzo, pudo abrir las clavijas de las contraventanas y la luz penetró en el mar de polvo que se formó. En efecto, varias sillas, dos sillones, tres arcones, una maleta, una cama sin colchón y una mesilla de noche con piedra de mármol rojizo, se hacinaban, cubiertos parcialmente por sábanas blancas, en el clausurado cuarto.

 Submarino C-3 en su puerto base

 Submarino C-3 en Venecia

   Se dirigieron a los arcones y levantaron sus cierres negros. Una gran cantidad de libros estaban cuidadosamente colocados con los lomos hacia arriba. ¡Qué montón de libros! Con nerviosismo abrieron el segundo arcón. Papeles, fotografías y aparatos extraños, se encontraban entrelazados en un abrazo que duraba muchos años. Se sentaron en el suelo y empezaron a revolver todo lo que les parecía llamativo. Mientras la niña veía las fotografías, su hermano leía, con la lentitud de su temprana edad, los papeles que se encontraban escritos a mano o en letras de color azul de una máquina de escribir, como la que tenía su padre en el despacho de su casa.

ç
Rita Ruiz Baeza

   No comprendió bien el significado de lo escrito, pero separó todo lo que le pareció importante en un montoncito y obligó a su hermana a clasificar las fotografías por motivos militares, barcos, casas, paisajes, gente sola o en grupo, etc. Jamás reveló lo que atesoraba y calló hasta que, pasada la adolescencia, comprendió la historia contada por los vencedores sobre una asonada, una sublevación, que había sellado los labios de su familia. Cuando pese a la represión todo afloró, supo el alcance de palabras pronunciadas con grandiosas marchas militares y medallas, muchas medallas, prendidas en las chaquetas de uniformes inmaculados.

 Joaquín Ruiz Baeza

   Fue en el Ejército, siendo oficial de la Escala de Complemento, donde aprendió que el hecho más degradante que puede cometer un militar es la traición y pérdida del honor (igual que para cualquier persona de bien), aunque el relato de los vencedores haya querido demostrar que el ultraje a sí mismo y a los demás ha sido expiado por los rebeldes con la bendición de unos acuerdos sobre nuestra reciente historia. Tras la guerra muchos hombres de honor y luchadores incansables por el bienestar de sus conciudadanos murieron, fueron reprimidos o tuvieron que malvivir a la sombra de países que también los maltrató y los silenció. Este no fue el caso del tío de aquel muchacho cuya madre era su hermana, Joaquín Ruiz Baeza, marino formado en el navío "Galatea" y cabo electricista del submarino C-3, que defendió la libertad y el honor respetando la voluntad de la mayoría de los españoles.

Joaquín Ruiz Baeza

   Defendiendo Málaga de posibles bombardeos desde el mar, a bordo del submarino C-3, leal a la República Española, Joaquín y sus compañeros, marinos aguerridos y con voluntad de ejercer su cometido de salvaguardas de la población civil, el día 12 de diciembre de 1936, encontraron la muerte cuando su barco fue hundido por un torpedo lanzado desde el submarino U-34 alemán, con el consentimiento expreso del mando de las tropas sublevadas contra el Gobierno Constitucional, elegido libremente por el pueblo. Este acto de piratería, ya que Alemania no se encontraba en estado de guerra contra el Estado Español, ha venido a ser un suceso inédito en la Armada española: se lo ha silenciado y tergiversado tratando de confundir a la opinión pública para que no queden pistas que pusieran de manifiesto la traición, la vergüenza y el deshonor, del "caudillo elegido por la gracia de Dios".


   En “Los sueños perdidos. Crónica de un marino español” de Rita Campillo Ruiz, la niña que ayudaba a clasificar documentos y fotografías a su hermano escribió cómo se desarrolló todo un proceso de persecución a muerte de un submarino que era la envidia de todos los militares honrados y con honor por su valentía y expuestas misiones, tanto en tiempo de paz como en tiempo de la asonada que provocó la muerte de más de un millón de personas, destruyó ilusiones, constriñó desde la palabra hasta el pensamiento, y destruyó lo que significa la palabra honor. Ayer, día 13 de diciembre de 2014, se celebró el septuagésimo octavo aniversario del comunicado de guerra que confirmaba la muerte de la dotación del C-3 y su hundimiento, producido el día anterior. Dos marinos pudieron salvarse por encontrarse en la cubierta y, por fortuna, ya no resonarán los cantos de burla del general golpista Queipo de Llano entonando la maldita cancioncilla:

“¿Dónde está el C-3, matarilerilerile?
¿Dónde está el C-3, matarilerilerón?
En el fondo del mar, matarilerilerile
En el fondo del mar, matarilerilerón”

trasluciendo su afán de dominar a través del poder, verdadera obsesión de los débiles como dice Rita Campillo en su libro. Tras dar la orden "Rohr ein Feuer” y comprobado el hundimiento, se retransmitió el siguiente mensaje desde el U-34:

Mensaje F.T. 1603. “1419 U-Boot C Klasse vor Málaga versenkt”, “A las 14:19 hundido un submarino clase C ante Málaga”.
En su cuaderno de bitácora, el Capitán Leutenant Harald Grosse escribió: “Hoy, 12 de diciembre de 1936, a la altura de Málaga torpedeado y hundido el submarino español C-3”.

El mensaje retransmitido por el capitán del U-34, tan concreto como lacónico, confirmó la muerte de unos marinos que impregnaron de honor y valentía las miserias de una guerra que ni la provocaron ni les dejaron acabar:

Comunicado oficial del hundimiento del C-3

Antonio Campillo Ruiz


NOTA ADICIONAL: El libro “Los sueños perdidos. Crónica de un marino español” puede leerse íntegramente en la siguiente dirección: 

http://peppoweb.com/submarinoc3/?page_id=909&lang=es

Esta página web se encuentra enlazada en este blog y se puede consultar en “Webs y blogs amigos”.

Es muy importante visionar el montaje a plena pantalla.

36 comentarios:

  1. Ya conocía algunos retazos de esta tremenda historia, pero ha sido muy interesante saber más. A ver cuando cosigo leer el libro.
    !Cuántas historias terribles se dieron en aquella triste etapa de nuestra historia!
    Creo que es buena la memoria histórica para poder cerrar heridas, porque aunque es inevitable que las cicatrices queden, las heridas ya no sangrarán.
    Un abrazo grandote, querido Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, María José, la asonada de quienes se creían en poder de la verdad, provocó una feroz y terrible guerra plagada de pequeñas historias que se convirtieron en un germen de discordia y odio. La traición y el rencor barrieron el significado de las palabras democracia y honor con la connivencia de quienes aprovecharon estos tiempos, en descomposición social, para su propio beneficio. Quienes poseen cicatrices, como muy bien dices, nunca dejarán de dolerle sin sangrar si han comprendido que jamás, bajo ninguna excusa posible, se puede quebrantar la voluntad de un pueblo cuando ha decidido su futuro en libertad y paz.

      Un cariñoso abrazo, querida María José.

      Eliminar
  2. Hola Antonio!!!
    No conocía la historia del submarino español, quiero leer el libro de su sobrina, muchas gracias por el enlace, lo he visto por encima y me apetece leerlo con calma.
    No puedo ver el vídeo, pero muchas gracias por contarnos una de las barbaridades que se hizo durante la guerra.
    Un fuerte abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estrella, siento que haya persistido intermitentemente un error en el servidor de Vimeo. Esta mañana lo he solucionado y ya puedes visionar el vídeo. En cuanto al libro, sigue las indicaciones de una nota adicional que se encuentra al final del texto y podrás leerlo sin dificultad. Sí, se cometieron todo tipo de desmanes entre conciudadanos, amigos e incluso hermanos, acalorados con consignas y tensiones que nunca debieron existir.

      Un cariñoso abrazo, querida Estrella.

      Eliminar
  3. Antonio, hoy has conseguido emocionarme varias veces. Quizás ha influido que anteayer, cuando estábamos comiendo, me contaste lo del hundimiento del submarino. Lo cierto es que, leyéndote esta mañana, se me han empañado los ojos y he tenido que esforzarme para evitar las lágrimas. Os imagino a ti y a Rita —conociéndoos, como el pueblo y, casi, la casa por la que os movéis— en la situación que tan bien describes al comienzo de la entrada, y no puedo evitar la emoción.

    He echado un vistazo a lo que escribió tu hermana; ya lo veré detenidamente después, aunque espero ese ejemplar que dijiste me ibas a traer.

    Un abrazo, Antonio, y otro para Rita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo Pepe, solo puedo agradecerte con todo mi corazón estas palabras plenas de amistad y comprensión. El dolor ha quedado para todos los que poseen en su mente el recuerdo indeleble de familiares o amigos. Venganzas personales y deshonor se apoderaron de una etapa que duró cuarenta años y que, por fortuna, la voz del pueblo las arrinconó al poder decidir su destino. Nuestro pueblo, Pepe, en el que todos cabemos porque todos somos personas de paz y bien, nunca debe olvidar esta etapa tan vergonzosa como humillante de nuestra historia reciente. Tus sentimientos pertenecen a la muy alta y noble calidad de ser un amigo, palabra grandiosas donde las haya.

      Un inmenso abrazo chillao, amigo Pepe.

      Eliminar
  4. Mi querido Antonio!!
    Ahora sí he podido ver el vídeo,y me ha parecido un documento excepcional por todas esas fotografías de hombres valientes que perdieron su vida, defendiendo a su país, no entiendo porqué esto no se divulgado o por lo menos yo no lo sabía, no estoy muy puesta en estos temas, pero creo entender que el submarino alemán no debía de haber hundido al español, y dices que con el "consentimiento" de Franco, no??.
    La verdad es que me ha emocionado ver las fotografías...por el comentario de Pepe, veo que Joaquín Ruiz era tu tío, lo siento mucho.
    Un fuerte abrazo!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Estrella, gracias por tu comentario y apreciaciones personales. Estos acontecimientos, de los que existen miles, se silencian porque se han reprimido durante más de cuarenta años, porque las pruebas del material alemán en la guerra iniciada tras un levantamiento contra el Gobierno legalmente constituido, se realizaron en la maldita cruzada emprendida por unos sublevados que lo permitieron, porque debía de haber malos y buenos, porque… ¡tantos porque que sería difícil exponerlos todos!

      Un cariñoso abrazo, querida Estrella.

      Eliminar
  5. Cuanta historia tapada y desconocida por muchos, como es mi caso. Doblemente héroes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Marcos. El problema no es que se tapó sino que se sigue tapando y entorpeciendo hasta lo impensable. Quien fue ministro del Ejercito con el gobierno de Aznarm cartagenero, piadoso costalero que lo cesado como tal en la Cofradía y actual embajador, no solo no quiso saber nada de toda la documentación que se le aportó sino que la escondió en el cajón más bajo de los sótanos más profundos de su impresentable ministerio.

      Un abrazo, Marcos.

      Eliminar
  6. Me encantará leer el libro sobre esta emocionante historia que desconocía.
    El vídeo es totalmente conmovedor.
    Cuántas cosas quedan por conocer!!. Te agradezco hayas compartido este importante documento pues es necesario
    que salga a la luz tanta injusticia.

    Un fuerte abrazo y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando se abre una herida, querida Amalia, si no se desinfecta, lo normal es que se infecte. Esto sucedió con la asonada de estos facinerosos salvapatrias. Abrieron una herida que manchó a todos los habitantes de un país que no inicio una guerra sino que se defendió de quien la había iniciado. Sin embargo la historia, con una minúscula muy pequeña, se ha contado justo al contrario. Claro que hubo todo tipo de desmanes en todos lados, la purelurenta herida fue infectando a todos hasta ahogar en ella a los vencidos. Después, los vencedores realizaron una meticulosa acción de represión y olvido, que todavía continua.

      Un cariñoso abrazo, querida Amalia.

      Eliminar
  7. Como siempre te digo, Antonio, no dejas de sorprenderme! Desconocía toda esta historia, y menos aún tu vinculación personal con la misma. Leeré con detenimiento el libro que gentilmente nos linkeas, no sin antes agradecerte nuevamente por la deferencia que tienes en compartir tanta información y tan interesante con tus lectores. Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, querida Patzy, creo que ya va siendo hora, ahora que sólo quedamos un hijo y dos sobrinos de los tripulantes que reposan donde lo hacen los marinos de bien: la mar. Sin embargo , existen pequeñas pistas, incluso para quienes no sabíais nada de este suceso que son muy interesantes: ¿Cómo es que la pérdida de un submarino se ha borrado tan meticulosamente durante más de cuarenta años? No, no es un suceso de ideas o rencores, de los que España está llena a pesar de tratar de aparentar que no es así, es un barco con su tripulación del que se conoce exactamente su posición, estado y circunstancias de hundimiento. ¿Por qué no se denuncia en el Tribunal de La Haya este acto de piratería del Gobierno Alemán, que si posee desclasificados todos los documentos del hecho pero España no lo ha hecho ni lo piensa hacer? Con solo estas dos preguntas tenemos material para pensar, pero ¿qué sucede con el Gobierno desde que se está solicitando una solución? Sospecho que la solución saldrá a la luz cuando el gobierno posea la luz suficiente para ser transparente.

      Un cariñoso abrazo, querida Patzy.

      Eliminar
  8. Has contado aquellos luctuosos hechos de una manera tan sugerente desde el momento primero que no he sido capaz de apartar mis ojos de la narración. Los hechos oscuros y enterrados de una parte de la población española, que fueron silenciados por la otra media, aún nos conmueven porque se trató de una guerra entre hermanos, entre vecinos, entre amigos. Y en tu relato no puedo por menos de acordarme de una lectura reciente, la de "El corazón helado" de Almudena Grandes, que explican tan bien que la memoria se fija durante generaciones a pesar del paso dle tiempo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Carmen, como tú, he leído el libro. La cuestión no es quien luchó contra quien sino quien provocó el enfrentamiento y con qué objetivo. La respuesta es miserable e inhumana. Que posteriormente se culminó la separación de los españoles en función de ideas, entremezcladas con intereses, sí. Que quien ha debido cerrar sus heridas, autocosiéndose y por ello quedan cicatrices que duelen, son los vencidos, los que mantuvieron la legalidad vigente, quienes han soportado monumentos y cruces en pueblos y ciudades en loor de los vencedores, aquellos que no pueden encontrar a sus seres queridos, tirados a la basura como despojos, también. Y hoy, 88 años después de un levantamiento traidor que provocó una catástrofe, se sigue negando la evidencia de tales desmanes. Y por fin, Carmen, quien ha debido y ha sabido, con la valentía que les ha caracterizado siempre, perdonar y pasar página han tenido que volver a ser los vencidos. Otra y espero que última vejación.

      Un cariñoso abrazo, querida Carmen.

      Eliminar
  9. Tremendamente interesante y formativo, maestro Camipllo.
    Un abrazo-e.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecido, amigo Enrique. Nunca existe una sola causa para que se produzcan sucesos tan amargos como los que existen todavía en España.

      Un gran abrazo, Enrique.

      Eliminar
  10. Veo la minuciosidad con que estuvieron guardados a salvo esos documentos doblados. Las fotos de juventud con la mirada limpia, la novia, los amigos, la hermana del héroe, el héroe. Y la máquina que era un orgullo para sus tripulantes.
    La historia parece sencilla por repetida, y en este caso, por desconocida, en aquella generación de hombres decentes que perdimos.
    Cuánta pena y cuántas lágrimas a escondidas, se adivina mucho sentimiento detrás del texto y las imágenes del documental.
    Y eso es bueno para el alma, querido Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ana María, de tu sensible comentario fluye un emotivo canto a la paz y a la libertad, a la sinceridad de miradas limpias, sin velos que las mancillen ni penas que las empañen. Sí, es muy bueno que de vez en cuando uno posea instantes de desahogo para que, pequeñas gotas saladas realicen una limpieza de espíritu. Sin rencores, que jamás los hubo, pero con la verdad por delante. Este es un aspecto imprescindible. Cuando se escatima la verdad e incluso se altera hasta el extremo de intentar cambiar, renombrando al submarino italiano “Torricelli” como “C-3”, y tratando de traidores a la heroica dotación caída defendiendo la bandera de su país; cuando anunciaban que el “C-3” se había unido a los rebeldes, uno también tiene derecho a sentir una congoja que provoca asco al pensar en las mentes que se prodigaban con tales marrullerías y que, en el momento actual, se niegan a decir ni una sola palabra de este acto hostil de un país extranjero contra otro que no se encuentra en guerra contra él. El amor sentido al guardar y, a veces tener que esconder, estos documentos únicos y la colección de fotografías de Joaquín, ha sobrepasado la rancia cobardía de los autodenominados vencedores de quienes eran trabajadores y fueron abandonados a su suerte, excepto por las Brigadas Internacionales, igualmente trabajadores con ideales de libertad y legalidad. Probablemente, mi atracción por las imágenes es hereditaria.

      Un cariñoso abrazo, querida Anamaría.

      Eliminar
  11. Osea que el submarino C3 fue torpedeado por el U34 Aleman, pues lo mismito que ahora, nos estan hundiendo con pactos explicitos o con consentimiento de nuestros gobernantes. Un relato enternecedor amigo ANtonio, te felicito por tu narrativa que nos transporta y nos hace recordar emociones vividas en nuestra juventud
    Un abrazo y Felices fiestas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, querido amigo Toni. Sí, nos lanzan torpedos en la línea de flotación de los más débiles: bajas pensiones, peores sueldos, mentira tras mentira y opresión tras opresión con su ley antilibertad peor que en los mejores tiempos franquistas. Hasta provocan la dimisión de una persona íntegra, el Fiscal General, aburrido de presiones y chapucerías en un país en el que todo vale si el propósito es mantenerme en el poder. Los familiares de los fallecidos y desaparecidos en su cruzada, sólo nos hacemos notar cuando hay subvenciones… palabras de ese señor que se llama a sí mismo portavoz del grupo parlamentario mayoritario de un Congreso elegido por el pueblo. Su cobardía no tiene límites al hablar como lo ha hecho y su dimisión inmediata debía de haberse producido al terminar de decir tamaña barbaridad injusta y sádica. Parece que nos encontramos en los mejores tiempos de quien pretende una desestabilización a base de cohartar, cada día más, a los españoles de bien. Espero y deseo que jamás vuelvan a reproducirse los malditos años que llevamos de un gobierno y el partido que lo sustenta, demostradamente podridos, injustos y sin calidad social.

      Un abrazo, amigo Toni.

      Eliminar
  12. Impresionante, Antonio. Una historia como tantas otras, que están ahí y que, al leerlas nos conmueven en lo más hondo.
    Me han gustado mucho las fotografías.
    Un beso, querido Antonio, y felices días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, Isabel, en otro comentario creo haberlo expuesto como dices. Una más de miles que existen, se acallan y se tergiversan, para que el desconocimiento desgaste la memoria, que debe encontrarse siempre inmaculada y cuidada. No es una historia especial, es diferente, muy diferente por el silencio y la coacción que se ejerció sobre su difusión.

      Un cariñoso abrazo, querida Isabel.

      Eliminar
  13. Querido Antonio, guardé el enlace porque tengo curiosidad por conocer esta historia. Siempre estuve interesada en todos los temas relacionados con la Guerra Civil Española. Quizás influyó el hecho de que mis padres la sufriesen como tantos millones de españoles.
    Hubo muchos héroes en el lado republicano, los leales a la democracia y a la legalidad. Los hubo pero había que callar. Los hijos de esa generación ya casi desaparecida aún recordamos el terrible silencio que duró hasta caso los ochenta! Y todavía sigue habiendo gente encantada con ese silencio y no quieren que se reivindique a esos héroes.
    Un bien muy grande por la autora que saca a luz esta historia.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, querida Ohma. Setrata de echar arena, mucha arena sobre acontecimientos que no fueron sino venganzas puras y duras contra quienes luchaban por sacar adelante a sus familias, esa fue la verdadera guerra, un genocidio de quien poseía armas contra quienes querían trabajar y comer, solo eso. Pero la arena se la lleva el viento y el mar y se descubre lo que trataba de ocultar con facilidad. Cuando además de ser los parias que engrosaban los capitales de los poderosos se les asesina en una cuneta, mar o cualquier otro lugar, por poseer la sensibilidad social que les faltaba a unos pocos, se acallan los hechos, se ridiculizan, se someten a escarnio público y se cincela en las paredes de los sempiternos casones de sus grandes ayudantes, parte del clero, las palabras que deben ser por siempre respetadas. En la catedral de Murcia se encuentra cincelada en bajorrelieve una inscripción en memoria de los vencedores, imborrable e intocable. Los vencidos no eran nada más que unos pocos y hambrientos labriegos y trabajadores abandonados a su suerte por quienes, más tarde, les buscaron y los primeros que liberaron París de la bota del amigo del autoproclamado caudillo español, fueron los brigadistas republicanos españoles. Léase
      y constátese. Hoy, querida Ohma, nuestro objetivo de libertad y paz social se ve empañado, nuevamente, por unos ineptos que nos están arrollando, avasallando y mintiendo. Su obsesión de que otros son los causantes de las miserias que arrastramos pervierte más su nefasto trato a quienes hemos sostenido las vergüenzas de bancos y ladrones despilfarradores.

      Un cariñoso abrazo, querida Ohma.

      Eliminar
  14. Toda historia sus grises y sus claros.
    Pero ésta, la de la Guerra Civil Española, presenta más grises que de los otros.
    Abrazos, Antonio. Feliz vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, querida Alicia, el gris era el color de los uniformes de quien ha reprimido a los españoles durante muchos años. Los acontecimientos también fueron grises, pero grises por el tizne de hollín contaminado de las miserias en las que estaban basados. Trataron de manchar todo de ese gris sucio pero solo lograron “ganar su cruzada” y entrar bajo palio en las iglesias adeptas a los poderosos, como era habitual en esta etapa de la historia reciente de España. Pues sí, la vida podría ser más feliz por múltiples razones y, de entre ellas, destacaría una armonía social rota por una corrupción y una soberbia propias de quien no posee alma. Los españoles ya sabes que siempre somos personas de paz y amor y nos tienden puentes para humillarnos y transformarnos en ruines como quienes pretenden conseguirlo.

      Un cariñoso abrazo, querida Alicia.

      Eliminar
  15. Durante el fin de semana lo leeré, porque todo esto me interesa sobremanera. Estoy muy liada con exámenes en la Alianza Francesa, hoy tengo uno "bavo", pero no quería dejar de saludarte y desearte todo lo mejor para estas próximas fiestas, querido Antonio... (ya sé que tienes un problema informático) que se solucione pronto y un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Mabel, a tyus exámenes que son lo más importante en este momento. Ya sabes que la formación debe ser inmensa para conseguir que se te den unas migajas cuando te contrata un especulador poderoso. Muchas gracias por tu interés y, cuando ya tengas tiempo, tras los exámenes, hablamos largo y tendido.

      Un cariñoso abrazo, querida Mabel.

      Eliminar
  16. Ha sido una lectura muy emocionante y triste, tan triste que he sentido como se me encogía el corazón estremecido.

    Nada más tenga un hueco para mí, leeré el libro de tu hermana que, creo, será muy emotivo y apasionante.
    Gracias, por compartir letras y sentimientos amigo.
    Un abrazo querido Antonio
    María

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu emocionado comentario me ha impactado, querida India. Te agradezco que hayas captado la soledad e injusticia de hechos tan lamentables como los narrados muy sucintamente. Tos los sucesos relacionados con la sonada que acabó en genocidio, sean cuales fueren sus circunstancias y pertenecieran al bando que fuese, son emocionantes porque los españoles se encontraron de golpe con una guerra por no sabían muy bien qué, excepto por la propaganda contaminadora. Quienes pretendían un poder malsano lo consiguieron y, tras obtenerlo, sojuzgaron y silenciaron a los vencidos en provecho propio.

      Un cariñoso abrazo, querida María.

      Eliminar
  17. Gracias por responder a mi mensaje. Ayer terminé la primera tanda de exámenes con excelentes notas...No lo hago para que alguien me contrate, ya estoy retirada de la vida laboral, por eso me dedico a lo que me gusta que son: los idiomas, la lectura y la literatura... aparte de muchas otras cosas más (arte,yoga, buena música, etc) . Por suerte, casi la totalidad de esa vida - a la que te refieres (la laboral)- la viví en Australia y allí no te dan migajas, te pagan por lo que vales. Un abrazo Antonio y felices fiestas !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No debes agradecer sino la posibilidad de poder realizar comentarios cuando me deja el Sr. Blogger, Mabel. Vuestros comentarios siempre son el aliento que me impulsa a tratar de mejora siempre. Me alegro de dos aspectos de tu vida: tu trabajo en un continente rico que ha sido poblado por seres humanos que saben valorar el trabajo, incluyendo a los aborígenes primigenios, a pesar de estar un poco descuidados por quienes van haciéndose cada día más poderosos; y tu posibilidad de prescindir del reloj. Poder realizar todo aquello que siempre te ha gustado es un bien aunque se produzca un poco tarde en la línea de la vida. Me congratulo de tus calificaciones y te deseo tanta felicidad como tú a mi.

      Un cariñoso abrazo, querida Mabel.

      Eliminar
  18. Ante diversos comentarios que se solicitan sobre la publicación y la imposibilidad de poder responderlos a todos, incluyendo algunos aspectos que no poseen relación con acontecimientos relatados en el libro publicado, "Los sueños perdidos", solicito de la comprensión de los lectores y que sus comentarios los realicen a través de la dirección de mi e-mail personal, cuya dirección se encuentra en mi perfil.
    ¡GRACIAS!

    ResponderEliminar
  19. Bluehost is ultimately the best hosting provider with plans for any hosting needs.

    ResponderEliminar