viernes, 23 de septiembre de 2016

MARISA IN MEMORIAM

ETERNAMENTE

“Mamá”Violeta Campillo. Carboncillo sobre papel.

El amor junta los cetros con los cayados;
la grandeza con la bajeza;
hace posible lo imposible;
iguala diferentes estados y
viene a ser poderoso como la muerte.

Alonso Quijano, D. Quijote de la Mancha

   Se ha marchado MARISA. Se ha marchado una mujer buena. Ha sido madre, esposa, amante, compañera y jefa de una familia que la ha querido hasta el infinito y un poco más allá. Sus hijos, Laura, Antonio y Violeta han sido para ella principio y fin de su amor de madre, de su vida y de su constante atención. Ellos siempre la han amado y la aman porque será muy difícil que exista un pasado sin Mamá, como siempre la han llamado. Se ha ido sólo en materia.

   Un día, en un mercadillo de antigüedades a los que gustábamos ir y admirar, la llamé por el apelativo cariñoso que utilizábamos entre nosotros: Coco. Un espabilado vendedor, con parte de sus ofertas de venta en brazos y manos, se dirigió a ella con prestanza y le dijo; “Doña Coco, Doña Coco… mire qué piezas tan preciosas… Llévese una…” Y “Doña Coco” fue su nombre desde ese momento. Sí… era una gran Doña en todo lo que emprendió y realizó en su vida familiar y profesional.


Nunca te gustó que se parasen…

    Las palabras fueron su mundo. La Literatura bien estructurada formaba parte de su vida. Ese mundo mágico de imaginación, sueños y complejo léxico sintáctico la atraía y la empujaba hacia un perfeccionismo extremo cuando escribía o se expresaba oralmente. Siempre ha sido una delicia escucharla y leerla.

 La abuela Marisa con Paola y Valeria

   Para sus nietas, Paola y Valeria, fue su referencia como cuentahistorias, cuentacuentos, fantasías, juegos, inventos… Se lanzaban en tromba para ocupar un lugar, lo más cercano posible, si era posible estar más pegadas a ella y solicitaban día tras día la nueva narración, juego desconocido, explicación de sus recuerdos o anécdotas con sus alumnos que, la abuela Marisa, siempre tenía preparadas para ellas.

Su nueva casa... Las Pléyades

   Ahora ya está en la Pléyades. Me encargó que contase la historia de su inmenso viaje a nuestras nietas como si fuese un cuento, observando a través del telescopio, que tanto les gusta, ese bello cúmulo de estrellas, ocupado también por muchos amigos, que es su nueva casa. Me hizo asegurarle que les ayudaría a mirar las Perseidas que recorrieron el cielo durante los días inmediatamente posteriores a su partida. Dos de ellas, que pudo ver también su hija Violeta, llevaban mensajes y cuentos escritos con una tinta mágica que sólo las niñas y niños podrán leer.

   Marisa ha sido un ejemplo de generosidad y dedicación hacia los demás antes que por ella misma. Su espíritu solidario estaba impulsado por su rectitud moral y ayuda constante a los más desfavorecidos. La realidad social de su entorno fue su lucha personal contra la injusticia social.

 Marisa

   El primer día de clase, los alumnos quedaban impresionados cuando les llamaba por su nombre propio, leído solamente una vez. Creía, explicaba y defendía que poder comunicarse con sus alumnos tal cual si la clase fuese una prolongación de sus vidas y no un paréntesis cerrado y sin sentido, creaba un interés añadido por el saber. Siempre ha estado orgullosa de sus alumnos y su profesionalidad ha sido avalada por la admiración y cariño que le han expresado ellos en todo momento, en cualquier lugar, ciudad o profesión que han alcanzado gracias, en parte, a sus enseñanzas.

   Estoy convencido de que, ahora, la primera vez que nos encontramos separados desde hace cuarenta y nueve años, seguiremos unidos hasta que nos volvamos a reunir por y para siempre.

Antonio Campillo Ruiz

Marisa

 Tu magnolia…

ES IMPORTANTE VISIONAR EL VÍDEO A PLENA PANTALLA Y CON SONIDO DE CALIDAD


25 comentarios:

  1. Antonio ! Lo siento !!! La conocí a través de mis blogs y sí ! era una GRAN MUJER!... Mi más sentido pésame, amigo !

    ResponderEliminar
  2. ya llore cuando me distes la noticia.
    sabes que en las noches de verano la busque justo donde estas seguro que esta.
    Es precioso tu homenaje y muy merecido.
    No se que mas decirte en este momento.
    Ya sabes de mi cariño por ti, por ustedes.
    BEsitos muchos

    ResponderEliminar
  3. ya llore cuando me distes la noticia.
    sabes que en las noches de verano la busque justo donde estas seguro que esta.
    Es precioso tu homenaje y muy merecido.
    No se que mas decirte en este momento.
    Ya sabes de mi cariño por ti, por ustedes.
    BEsitos muchos

    ResponderEliminar
  4. Antonio, Antonio, nada diré que no hayamos hablado ya, pero añadiré solo una palabra más, una que siempre citas cuando te refieres a Ella ... amor.
    Un abrazo muy fuerte, amigo

    ResponderEliminar
  5. Bellísimo y sentido homenaje, querido Antonio, a una mujer excepcional no sólo para ti y tu familia, también para aquellos que tuvimos la gran suerte de conocerla.
    Siempre guardaré con extremo cariño su imagen tomándonos un té en el salón de mi casa pocos días antes de que la visitara la enfermedad que nos la ha arrebatado.Así que me quedo con esa imagen, con su aprecio,su saber estar y, sobre todo, su sabiduría académica y humana que tanto me enriqueció.
    Desde aquí le envío un cálido beso que le alcance en las Pléyades, y para ti todo mi afecto y cuantos tés quieras con el deseo de hacerte más llevadera su ausencia.

    ResponderEliminar
  6. El duelo por una perdida así siempre estará presente. Y en su memoria, un buen homenaje es el doble que le has dedicado con tus sentidas palabras y retomando la vida.
    Estoy convencida de que las flores hay que recibirlas mientras uno está aquí, sintiendo el amor de los tuyos. Y basta leerte y ver las imágenes que nos muestras para comprender que tu esposa fue afortunada.

    Con mi condolencia, mis mejores deseos.

    ResponderEliminar
  7. Querido amigo Antonio..dices que se ha ido solo la materia, siempre he pensado que la vida continua en nosotros los que vamos quedando, en el recuerdo, en nuestro cerebro creo que se forman esas imágenes que de alguna manera dan vida propia al que no está, de hecho, cuando estamos visionando a ese ser querido vemos que nos habla y eso quiere decir que está vivo en otra dimensión.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. Una persona no muere mientras esté en el recuerdo de los que la aman. Con este precioso homenaje he podido conocer a una mujer que me merece una profunda admiración y ha sido gracias al recuerdo que le dedica su marido.
    Lo que más me ha llegado al corazón, es el legado que quiso dejar a sus preciosas nietas. Ese mirar a las estrellas para ver por siempre la sonrisa de su abuela. Estas niñas seguro que no la olvidarán.
    Un abrazo a toda la familia.

    ResponderEliminar
  9. Querido Antonio, me has hecho llorar. Marisa y tú habéis sido afortunados por haberos encontrado y podido crear una hermosa familia. Y estas separaciones creadas por la Dama Negra son temporales...Te envío un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Querido Antonio, me has hecho llorar. Marisa y tú habéis sido afortunados por haberos encontrado y podido crear una hermosa familia. Y estas separaciones creadas por la Dama Negra son temporales...Te envío un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
  11. ¿Qué decir, Antonio? ¿Qué decir ante un golpe así?.....
    Un sincero y fuerte abrazo, Antonio.
    Carlos.

    ResponderEliminar
  12. Es una gran demostración de amor, y las personas que se aman no se separan nunca.
    Un abrazo para ti y mi admiración para tus emociones.
    José Antonio.

    ResponderEliminar
  13. Es un emocionante y precioso homenaje.
    Lo siento mucho.
    Siempre estará en tu corazón.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Es un emocionante y precioso homenaje.
    Lo siento mucho.
    Siempre estará en tu corazón.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Estoy absolutamente emocionada, después leerte y escuchar a ese piano derramando sus lágrimas...
    Un enorme, cálido y sentido abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Mamá, siempre me has acompañado en mi camino y sé que lo sigues haciendo desde allí, donde ahora estás. Te siento todos los días. Aún te escucho, te veo, te huelo. No renuncio a tenerte conmigo. Quiero que sigas a mi lado como siempre hiciste. Ahora y siempre.

    ResponderEliminar
  17. Qué difícil debió ser despedirse de tan linda hija. Pero qué felicidad le darías sin duda en vida con ese cariño que muestras. Eso es lo que debe quedarte.

    ResponderEliminar
  18. Buenas noches querido Antonio. Ya sé que estás de duelo...pero vengo para decirte que como ya sabes, Marisa ahora está con las estrellas...y piensa que no morimos mientras alguien nos recuerde...y será por mucho, mucho tiempo en esas lindas nietas que nunca la olvidarán y que se lo contarán a sus hijas...Así que ya ves que Marisa vivirá aún por mucho tiempo.
    Yo la leía casi siempre, tiene un encanto muy personal, me encanta leerla, aunque no dejaba mis huellas...pero sí alguna vez la dejé comentarios.
    Besos y abrazos, y la música exquisita.

    ResponderEliminar
  19. Preciosa foto con las nietas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Emoción y una carga afectiva muy grande me dejan tus palabras por las apenas empiezo a conocerla ya siento quererla, admirarla... Tan lejos y tan cerca, porque nadie se va del todo si se piensa en ella con ese cariño, admiración y orgullo de haberla tenido como madre y como abuela. Gracias por compartir algo tan bello Antonio. Abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Querido Antonio:
    Mi más sentido pésame, mi más sincero abrazo y todo mi ánimo para estos duros momentos.
    Mi hábito bloguero ha decrecido notablemente en los últimos años pero hoy haciéndote una visita para siempre recrearme con tu belleza y sabiduría, me encuentro con esta lamentable despedida.
    Siempre estará, Antonio, en el corazón de todos los que la habéis querido y en ese cielo repleto de luces maravillosas que tú conoces tan bien.
    Lo siento sinceramente. Todo mi ánimo y apoyo.
    El más grande de todos los abrazos.

    ResponderEliminar
  22. Solamente un ser sensible como tú, podías dedicar un homenaje tan sentido a "tu Marisa". Bella mujer, por lo que leo, en todos los sentidos. Un enorme abrazo, querido amigo. De verdad lo siento.

    ResponderEliminar
  23. Me alegro de que estés de vuelta en el blog, Antonio. Y magnífica la música preferida de Marisa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Lo siento mucho Antonio, tus palabras rebosan tanto amor que es difícil no emocionarse al leerte. Un abrazo enorme...

    ResponderEliminar
  25. ¡Cuanto me entristece tu dolor querido Amigo!

    Tienes unas maravillosas nietas ¡Que dulces y
    tiernas se las ve!

    Te envio mi cariño

    ResponderEliminar