domingo, 4 de marzo de 2012

PRÍMULA

TOÑITO

Antonio Campillo Ruiz



La soga

    A Antoñito López le gustaban los juegos peligrosos: subir por la escalera de mano del tanque de agua, tirarse por el tragaluz del techo de la casa, encender papeles en la chimenea. Esos juegos lo entretuvieron hasta que descubrió la soga, la soga vieja que servía otrora para atar los baúles, para subir los baldes del fondo del aljibe y, en definitiva, para cualquier cosa; sí, los juegos lo entretuvieron hasta que la soga cayó en sus manos. Todo un año, de su vida de siete años, Antoñito había esperado que le dieran la soga; ahora podía hacer con ella lo que quisiera. Primeramente hizo una hamaca, colgada de un árbol, después un arnéspara caballo, después una liana para bajar de los árboles, después un salvavidas, después una horca para los reos, después un pasamano, finalmente una serpiente. Tirándola con fuerza hacia adelante, la soga se retorcía y se volvía con la cabeza hacia atrás, con ímpetu, como dispuesta a morder. A veces subía detrás de Toñito las escaleras, trepaba a los árboles, se acurrucaba en los bancos. Toñito siempre tenía cuidado de evitar que la soga lo tocara; era parte del juego. Yo lo vi llamar a la soga, como quien llama a un perro, y la soga se le acercaba, a regañadientes, al principio, luego, poco a poco, obedientemente. Con tanta maestría Antoñito lanzaba la soga y le daba aquel movimiento de serpiente maligna y retorcida, que los dos hubieran podido trabajar en un circo. Nadie le decía: “Toñito, no juegues con la soga”. La soga aparecía tranquila cuando dormía sobre la mesa o en el suelo. Nadie la hubiera creído capaz de ahorcar a nadie. Con el tiempo se volvió más flexible y oscura, casi verde y, por último, un poco viscosa y desagradable, en mi opinión. El gato no se le acercaba y a veces, por las mañanas, entre sus nudos, se demoraban sapos extasiados. Habitualmente, Toñito la acariciaba antes de echarla al aire; como los discóbolos o lanzadores de jabalinas, ya no necesitaba prestar atención a sus movimientos: sola, se hubiera dicho, la soga saltaba de sus manos para lanzarse hacia adelante, para retorcerse mejor. Si alguien le pedía: 
– Toñito, préstame la soga.
El muchacho invariablemente contestaba:
– No. A la soga ya le había salido una lengüita, en el sitio de la cabeza, que era algo aplastada, con barba; su cola, deshilachada, parecía de dragón. Toñito quiso ahorcar un gato con la soga. La soga se rehusó. Era buena. ¿Una soga, de qué se alimenta? ¡Hay tantas en el mundo! En los barcos, en las casas, en las tiendas, en los museos, en todas partes... Toñito decidió que era herbívora; le dio pasto y le dio agua. La bautizó con el nombre de Prímula. Cuando lanzaba la soga, a cada movimiento, decía: “Prímula, vamos. Prímula”. Y Prímula obedecía. Toñito tomó la costumbre de dormir con Prímula en la cama, con la precaución de colocarle la cabecita sobre la almohada y la cola bien abajo, entre las cobijas. Una tarde de diciembre, el sol, como una bola de fuego, brillaba en el horizonte, de modo que todo el mundo lo miraba comparándolo con la luna, hasta el mismo Toñito, cuando lanzaba la soga. Aquella vez la soga volvió hacia atrás con la energía de siempre y Toñito no retrocedió. La cabeza de Prímula le golpeó en el pecho y le clavó la lengua a través de la blusa. Así murió Toñito. Yo lo vi, tendido, con los ojos abiertos. La soga, con el flequillo despeinado, enroscada junto a él, lo velaba.

Silvina Ocampo


14 comentarios:

  1. Final surpreendente! Gosto disso!
    Muitos beijos querido amigo

    ResponderEliminar
  2. Silvina Ocampo...
    Una escritora de aquellas...
    Con su historia más sabrosa que su legado literario quizás.
    En fin, pero no es tema del día.
    El tema es que has entregado uno de sus mejores cuentos.
    Gracias.
    Alicia

    ResponderEliminar
  3. Espeluznante ese juego de muerte y con la muerte. Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  4. La muerte siempre está rondando a los que se atreven a jugar con ella.
    Excelente cuento, Antonio, de múltiples lecturas.
    Gracias por traerlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Estamos de acuerdo, Enrique.
    Las sogas se forman con un conjunto de fibras que siempre se encuentran vivas.

    ResponderEliminar
  6. ¿Quien iba a imaginar que Prímula iba a convertirse en un juguete asesino? Es sorprendente hasta para Antoñito.

    Un fuerte abrazo, querida Gisa.

    ResponderEliminar
  7. No sé si será su mejor cuento, Alicia. Lo cierto es que Silvana Ocampo posee un poder narrativo y una imaginación espléndida.
    "La soga" posee la candidez de la niñez y el terror de la inclemencia.

    Un fuerte abrazo, querida Alicia.

    ResponderEliminar
  8. Esta es la palabra, Isabel. espeluznante. Como siempre, el juego con la muerte aumenta su poder intemporal.

    Un fuerte abrazo, Isabel.

    ResponderEliminar
  9. Las lecturas, como dices, Marisa, son innumerables y cualesquiera de ellas impredecible pero con un único resultado: la muerte vence siempre.
    La cuestión es que, en este caso, su implacabilidad causa la muerte de un niño que es su amigo y juega con ella.

    Un fuerte abrazo, querida Marisa.

    ResponderEliminar
  10. Entiendo que la soga fue creada para atar,sujetar, tirar y al final acabo haciendo lo que tenía que hacer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Sí, Jorge, no siempre la utilidad con la que se concibe un objeto es la que finalmente es "provechosa".
    Jamás ideó el hombre una soga para utilizarla en determinados "oficios".
    En el caso de Toñito se convierte en un "juguete" demasiado peligroso.

    Un saludo, Jorge.

    ResponderEliminar
  12. Una soga y un niño... y un nombre de flor: "Prímula".
    Has traído una joya, como siempre.

    ResponderEliminar
  13. Aparentemente, Thornton, es un conjunto coherente pero, como se aprecia, es una mezcla explosiva: un juego destructivo, personal y mortal.
    La muerte es unipersonal.
    Prímula es su larga mano engañosa.

    Un fuerte abrazo, Manri.

    ResponderEliminar