domingo, 16 de marzo de 2014

LA LLAMADA

MÁS QUE AMOR

Antonio Campillo Ruiz

 Hans Jocher Bakker

   Esperó hasta escuchar el lejano cuarto tono a través del auricular. Pulsó la tecla de anulación y colocó el pequeño terminal de teléfono en su base. Hacía ya un mes, a la misma hora, que repetía esta  llamada, sabedor de lo solitaria que se encontraba la casa. Vivía esperando el momento del día en el que, a pesar de su empecinamiento, los cuatro tonos le harían desistir de su empeño. El día treinta y cuatro, al repetir su ritual, tras el segundo zumbido de aviso, una voz femenina, suave y dulce respondió: “Sí, dígame”. El pequeño artefacto sonoro salió a toda velocidad de su mano estrellándose contra la pared de enfrente. Su cara se transmutó y, sentado en el suelo, fue escondiéndose de sí mismo hasta quedar encajada entre una pequeña mesa y un sillón. ¿Cómo era posible que le hubiesen contestado? Su persistencia diaria dio sus frutos pero se encontraba aterrado más que sorprendido. Comunicó una enfermedad repentina y no asistió al trabajo durante los tres días siguientes. Apenas se movió de entre aquellos muebles protectores. Dormitaba, realizaba sus necesidades fisiológicas, no comía, sin moverse de aquel rincón minúsculo. Durante la noche del tercer día, despertó agitado de su leve duermevelas y dirigiéndose al baño se aseó durante largo tiempo, limpió a conciencia aquel refugio de su extraño comportamiento, comió la poca comida que no se había podrido y se vistió elegantemente. Esperó la mañana con paciencia y, a la hora habitual, se dirigió al trabajo. Amigos y compañeros se interesaron por su estado de salud, comportándose con todos tan amable como era habitual en él. Al terminar la jornada volvió a su casa con un aparato telefónico recien adquirido. Lo desenvolvió de su meticulosa presentación. leyó las instrucciones con interés y lo conectó a la red. Esperó hasta la hora de su llamada habitual con tal serenidad que hasta él mismo estaba sorprendido. Cuando marcó el número su tensión emocional le provocaba dolor en todos sus músculos. Riiiing - Riiiing
-         Sí, dígame.
-         -----
-         Sí. ¿Quién es?
-         Yo, soy yo… - pudo articular con voz cavernosa.
-         ¡Ah, sí! ¿Por qué me llamas? ¿Necesitas algo? ¿Quieres alguna cosa que pueda hacer por ti?
-         No…No. Te llamo porque no podía comprender cómo no estabas. Tu muerte, hace treinta y ocho días, me dejó tan solo y triste que no podía vivir sin ti. Esto creía. Tuve que dejar la casa porque tu presencia, tu rostro, tu olor, se encontraban en toda ella. No, la casa no la he vendido, ¿cómo podría vender esa casa en la que aprendí a ser feliz? Ahora vivo en un apartamento pequeño que puedo manejar solo, sin ti, sin tu vitalidad y sin tu amor. Mi obsesión por querer que no hubieses muerto me ha llevado a llamarte todos los días, sabiendo de antemano la respuesta negativa a la que me enfrentaba. Mañana daré orden de cortar la línea de teléfono. Me sorprende tanto que me hayas contestado que no sé qué decirte. Solo se me ocurre expresar lo mucho que te siento. Que siempre te oleré. Que me esperes para que, cuando estemos juntos, sigamos siendo tan felices con lo hemos sido en la Tierra. Que siempre te querré y siempre me comportaré con la dignidad que se puede esperar de un hombre que ha sabido lo que es el amor de una mujer. Pero… ¡háblame tú! Dime como estás…
-        Riiiing - Riiiing….
 Antonio Campillo Ruiz

Hans Jocher Bakker

11 comentarios:

  1. La fuerza de la mente y del deseo es creativa, es capaz de crear fantasias adormecedoras y hasta alucinaciones...
    Cautivante relato y la imagen condice el drama de detrás de cada riiiiinng...
    Abrazos Antonio.

    ResponderEliminar


  2. Queda prohibido no intentar comprender a las personas,
    pensar que sus vidas valen más que la tuya,
    no saber que cada uno tiene su camino y su dicha.

    Queda prohibido no crear tu historia,
    no tener un momento para la gente que te necesita,
    no comprender que lo que la vida te da, también te lo quita.

    Queda prohibido no sonreír a los problemas.
    Queda prohibido no buscar tu felicidad…
    …yo la busco cada amanecer y me responde con una sonrisa.

    ¡¡Un cálido abrazo
    y feliz domingo!!

    Atte.
    María Del Carmen





    ResponderEliminar
  3. MUCHOS HABLAN CON LOS MUERTOS QUE HAN MATADO...

    ResponderEliminar
  4. Alucinante retrato que forma com as letras... (preciosa imagem que acompanha o estupendo texto!)

    Beijo.

    ResponderEliminar
  5. Es un relato verdaderamente emocionante. El amor todo lo puede... hasta llegar al más allá.

    La imagen es impresionante.

    Un abrazo grande, querido Antonio.

    ResponderEliminar
  6. Me has emocionado y es que hay amores que se sienten mas en el allá.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. A saber donde está la línea divisoria entre lo que para los demás es real y la locura. Qué más da si la mente engaña o no, mientras haya un ápice de ilusión en esa realidad inventada?
    Querido Antonio, muchísimas gracias por el recibimiento en este intento de vuelta a la blogosfera. No me resulta fácil sacar el tiempo; pero aquí estoy disfrutando de las letras de un maestro.
    Un abrazo enorme y feliz semana.

    ResponderEliminar
  8. Un relato, subliminal, emocionante y, hasta , perverso, amigo Campillo. No soy un experto, como sabes, pero me encanta la metafísica y sus derivas hacia la realidad del ser, su origen y su futuro, pero me ha encantado este relato que deduzco es de tu puño y letra. Genial, amigo, genial. Lo pasaré a mis alumnos, con tu permiso y con tu firma, claro.

    ResponderEliminar
  9. Por fortuna no he sufrido la muerte de un amor...pero alguna vez me hubiera gustado telefonear a mi padre, fallecido hace ya muchos años. El tiempo te aleja tanto de las voces amadas y desaparecidas, que cualquier locura, suena cuerda con tal de no perder esas sensaciones insustituibles. Muy conmovedor, Antonio! Bravo.

    ResponderEliminar
  10. Puf, el dolor, la pérdida, la necesidad de olvido, el silencio, la nostalgia, el ansia por recuperar los perdido, nos trastornan cuando un ser querido se va para no regresar. Todo ello está contenido en tu relato, corto y expresivo, lleno de fuerza.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Paso a dejarte un abrazo y mil gracias por todo.

    ResponderEliminar