domingo, 9 de julio de 2017

UN MEDIO NATURAL ÚNICO

EL MINIMERCADO DEL RÍO COCODRILO

Antonio Campillo Ruiz


   Una línea del cielo de intenso color verde ocupa las riberas del río Cocodrilo, en la intrincada selva de Guatemala. Sorprende apreciar cómo la lucha por la subsistencia de las diversas especies vegetales es competitiva pero sin dañarse entre ellas. La búsqueda de luz para poder realizar las funciones vitales específicas de los vegetales es dura pero no destructiva. Así, las riberas del río Cocodrilo se encuentran plenas de especies que ocupan la totalidad de la tierra donde se aferran, donde consiguen los pocos elementos minerales que necesitan. Apreciar este entorno desde el propio río favorece una visión de los altos acantilados calcáreos que poseen formaciones rocosas erosionadas por el agua del río, la de la lluvia y las raíces que horadan la débil roca y cuelgan de ella hasta el precipicio. Cárcavas cual techos de cavernas desplomadas dejan entrever que la roca también posee una influencia decisiva en la conformación de las riberas y se deja cortar y excavar para favorecer la plenitud de las plantas que la cubren.


   El manglar, hincado profundamente en el lecho arenoso y degradado por el agua acoge, a su vez, a los habitantes humanos ribereños que poseen unas viviendas fabricadas por ellos con los materiales que la selva les proporciona. Esta riqueza en fibras y maderas ha favorecido que, con el paso del tiempo, su utilización por quienes las conocen y saben obtenerlas de las plantas a las que pertenecen, se haya convertido en un arte de cestería, tallado y utilización de las propiedades físicas y químicas de las composiciones de todos y cada uno de los utensilios que, desde su mínimo mercado, ofrecen a vecinos y visitantes. La pericia y la perfección de acabado supera sin paliativos la de cualquier máquina que se diseñe para ello. Los cimientos de su pequeña empresa se encuentran entremezclados con las potentes raíces del manglar y es desafortunado no encontrar a estos artistas que cuidan con esmero la selección de materias primas y su posterior transformación en utensilios sin los que la selva, ruda e implacable, impediría la supervivencia en ella.

Objetos artesanos adquiridos en el río Cocodrilo 
en su lugar de decoración 

   La modernización progresiva de lugares cuasi inexplorados favorece la ocupación por seres humanos que deben adaptarse lentamente a este entorno, no sin dejar huella de su aprendizaje como exponente de su cultura anterior. Lentos pero inexorables procesos de contaminación pueden crear desequilibrios irreparables en un ecosistema tan frágil como, aparentemente, potente se nos presenta. Es obligación de todos los nuevos conquistadores respetar y evitar la degradación de un río y un entorno únicos y de belleza estremecedora.  



4 comentarios:

  1. Realmente. Un lugar maravilloso. Me gusta que se preserve la Naturaleza y los habitantes de la región con esas artesanías tan especiales. No conozco Guatemala. Gracias, Antonio por este recorrido.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Los últimos paraísos de la tierra, que lindo!! y al parecer según oigo en el vídeo, solo hay o había un solo cocodrilo en el río , de ahí su nombre?
    Un abrazo Antonio

    ResponderEliminar
  3. Viajar contigo es un enorme placer, amigo Antonio ... por muy largo y duro que parezca, iría contigo si fuera capaz ... de momento solo envidia, sana envidia

    ResponderEliminar
  4. Extraordinarios reportajes que me dejan con la boca abierta. Qué riqueza, qué variedad, qué maravilla de planeta poseemos. Merece que lo cuidemos y que lo puedan disfrutar y transmitir como tú lo haces generaciones y más generaciones.
    La pena es que el vídeo se ve cortado, a tramos. Hay alguna forma de resolver este problema?
    Gracias.

    ResponderEliminar