sábado, 17 de octubre de 2020

MARAVILLOSO UNIVERSO

 CÚMULOS Y NEBULOSAS

 

Antonio Campillo Ruiz


 LAS PLÉYADES, EL CÚMULO ESTELAR DE LAS SIETE HERMANAS.


 
© Raúl Villaverde Fraile

    ¿Alguna vez ha visto el cúmulo de estrellas de LAS PLÉYADES? Incluso si lo ha hecho, probablemente nunca lo haya visto tan grande y claro como este. Quizás es el cúmulo de estrellas más famoso del cielo. Las estrellas brillantes de LAS PLÉYADES se pueden ver, incluso, sin binoculares desde el mismo centro de una ciudad contaminada por la luz. Sin embargo, con una exposición prolongada desde un lugar oscuro, la nube de polvo que rodea al cúmulo de estrellas se vuelve muy evidente. La fotografía que se presenta, cubre un área del cielo varias veces mayor al tamaño de la Luna llena. También conocidas como LAS SIETE HERMANAS y M45, LAS PLÉYADES se encuentran a unos 400 años luz de distancia, hacia la constelación de Tauro. Una leyenda común, con un toque moderno, cuenta que una de las estrellas más brillantes se desvaneció desde que se nombró al cúmulo, dejando solo seis de las estrellas hermanas visibles a simple vista. Sin embargo, el número real de estrellas de LAS PLÉYADES visibles puede ser de seis o siete, según la oscuridad del cielo circundante y la claridad de la vista del observador.


LA NEBULOSA DEL CANGREJO DESDE EL TELESCOPIO ESPACIAL HUBBLE.


© NASA, ESA, Hubble, J. Hester, A. Loll (ASU)

    

   Este es el lío que queda cuando una estrella explota. LA NEBULOSA DEL CANREJO, resultado de una supernova, vista por primera vez en el año 1054 d.n.e., está formada, en su totalidad, por misteriosos filamentos. Los filamentos no solo son muy complejos, sino que parecen tener menos masa que la expulsada por la supernova original y, una velocidad superior a la esperada de una explosión libre. La imagen presentada, tomada por el telescopio espacial Hubble, se presenta en tres colores elegidos por interés científico. LA NEBULOSA DEL CANREJO se extiende en un espacio del Universo de 10 años luz. En el mismo centro de la nebulosa se encuentra un púlsar, denominado Crab Púlsar. Se trata de una estrella de neutrones tan masiva como el Sol, pero del tamaño de una pequeña ciudad. El Crab Pulsar gira unas 30 veces por segundo.

 

NEBULOSA DEL MAGO.

 

© Andrew Klinger


    El cúmulo estelar abierto NGC 7380, todavía está incrustado en su nube natal de gas y polvo interestelar, conocida popularmente como LA NEBULOSA DEL MAGO. Desde la izquierda, podemos apreciar estrellas en primer plano y fondo, a lo largo del plano de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Se encuentra a unos 8.000 años luz de distancia, hacia la constelación de Cefeo. En tamaño aparente en el cielo, una Luna llena cubriría el cúmulo joven de 4 millones de años y la nebulosa asociada, normalmente demasiado débil para apreciarla a simple vista. La fotografía, realizada con telescopio y la cámara firmemente plantados en la Tierra, revela formas y estructuras de gas y polvo cósmicos del tamaño de varios años luz dentro del MAGO, en una paleta de colores popularizada en las imágenes del Telescopio Espacial Hubble. Grabada con filtros de banda estrecha, la luz de longitud de onda visible de los átomos de hidrógeno, oxígeno y azufre de la nebulosa se visionan en colores verde, azul y rojo en la composición digital final.

 

NEBULOSA DE ORIÓN EN COLORES DE LOS ESPECTROS DE OXÍGENO, HIDRÓGENO Y AZUFRE..

 

© César Blanco González

    Pocas vistas astronómicas excitan la imaginación como la cercana guardería estelar conocida como LA NEBULOSA DE ORIÓN. El gas brillante de la Nebulosa rodea a las estrellas jóvenes y calientes en el borde de una inmensa nube molecular interestelar. Muchas de las estructuras filamentosas, visibles en la imagen mostrada, son en realidad ondas de choque, frentes donde el material que se mueve rápidamente se encuentra con el gas que se mueve lentamente. LA NEBULOSA DE ORIÓN se extiende en un espacio del Universo de 40 años luz y se encuentra a unos 1.500 años luz de distancia, en el mismo brazo espiral que nuestro Sol en nuestra Vía Láctea. LA GRAN NEBULOSA DE ORIÓN se puede localizar a simple vista, justo debajo y a la izquierda, del cinturón, fácilmente identificable, de tres estrellas en la popular constelación de Orión. La imagen muestra la nebulosa en tres colores emitidos específicamente por los espectros del hidrógeno, oxígeno y gas de azufre. Todo el complejo de nubes de LA NEBULOSA DE ORIÓN, que incluye la Nebulosa Cabeza de Caballo, se dispersará lentamente durante los próximos 100.000 años.


 Antonio Campillo Ruiz


1 comentario: