lunes, 19 de noviembre de 2018

NUEVO CONTADOR


PUES SÍ, DACTYLIOTHECA HA ALCANZADO MÁS DE UN MILLÓN DE VISITAS

Antonio Campillo Ruiz


   Alcanzar una meta siempre es satisfactorio. Sin embargo, alcanzar la cifra de un millón de lectores no es una meta, es un número que se aprecia como especial, diferente del 999.999, que es incluso más bonito. Aniversarios, fechas significadas, cumpleaños, etc., poseen una peculiar forma de ser apreciados. Y, cómo no, que hayan leído tus publicaciones un millón de personas siendo un aprendiz, es, no un éxito, sino un milagro. No cabe duda de que sin la inigualable colaboración de MARÍA LUISA ARNAIZ
no habría sido posible que este momento llegase: escribió con imaginación y firme pulso bastantes publicaciones en DACTYLIOTHECA durante una etapa anterior a la creación de su propio blog FULVA LUX. Además, es muy satisfactorio para mí que este primer millón de buenos y pacientes amigos que han leído lo desgranado en el blog, haya sido alcanzado coincidiendo con una publicación de Astronomía, una de mis pasiones, a pesar de estar sometido a una continua evolución por la velocidad a la que avanza esta bella parte de la Ciencia. “Las nebulosas…” Allí donde nace la belleza… de una estrella, la razón de una investigación sobre su tamaño, luz, distancia a ella desde nuestra pequeña y hermosa Tierra… Un lujo que haya coincidido este pequeño evento con la publicación. Por supuesto sin menospreciar a muchas otras “Etiquetas” que me son muy queridas: “Conversaciones con mi hija Laura”, “De Re Curiosa”, “Cine de verano”, “Preposiciones”, “Heliotropos”, “Maravillosa Naturaleza”, “La larga búsqueda” y un suficiente etcétera que todos conocéis.  


 



 






   Por supuesto que es satisfactorio pero, ¿qué supone para mi lento quehacer compartido con todos vosotros? Una gran satisfacción. ¿Y qué supone con respecto a los habitantes de nuestro querido planeta Tierra?, una pipitaña… Somos unos 8.000.000.000, ¡ocho mil millones de habitantes! ¡Qué barbaridad! Pues claro que sí, excepto los habitantes de Swazilandia, cuyo idioma no conozco, me gustaría que me hubiesen leído el resto de seres humanos, incluidos los Bosquimanos. Pero, ¡Ay!, somos pobres en tantas cosas que cuando observamos la cifra de un uno con seis ceros detrás, creemos que hemos alcanzado el cielo. ¡Oye…! Y posiblemente lo hayamos alcanzado: a pesar de haber pasado por baches duros que han llegado a durar más de dos años sin publicar nada, sin necesidad de contables que nos hagan las cuentas de lo ganado porque no lo hemos hecho por interés, dando siempre lo que tienes, lo que sabes, lo que puedes inducir a estudiar, lo mejor de ti sin trabas ni dificultades para que todos los lectores se sirvan de tu trabajo, porque ha sido realizado con gusto, dedicación y amor para con todos… Esa, esa sí que es una satisfacción.


   Pues bueno, mis queridos lectores, no me pongo la medalla porque ni la tengo ni la quiero, sólo deseo que este medio de comunicación, para mí mucho mejor que algunos, oficializados, que dependen del chismorreo para poder existir, sin publicidad, sin recompensa crematística, pueda seguir caminando por este espacio cibernético en el que no todo es malo ni bueno, es lo bonancible que deseamos y proporciona un medio en el que podemos expresar, libremente por supuesto, ideas, teorías y creaciones sobre todos los temas del pensamiento humano. Mi agradecimiento a quienes habéis hecho posible que este día sea un aniversario de cifras.

Antonio Campillo Ruiz



12 comentarios:

  1. Enhorabuena y un fuerte abrazo por ese millón de visitas, Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡MUY AGRADECIDO, QUERIDO AMIGO PEPE! Y, ahora una pregunta: ¿Ves como si se persiste se llega? ¡Vamos a por tu millón...! Un abrazo, Pepe.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Con el ánimo del rey de la Bloguería, no dudes que se alcanzará. Muchas gracias, Emrique

      Eliminar
  3. Enhorabuena, maestro. Los aprendices siempre atentos y a tu estela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero, Mariano...! Si algo sé, que lo dudo, se debe a poder leerte reiteradamente para que se me meta en la cabezota tu precisa palabra... '''MUCHAS GRACIAS, MAESTRO!!!

      Eliminar
  4. Y no tanta pipitaña! Todos ocupamos un lugar imprescindible en el universo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jopelines, Mariano! Me he equivocado. Quería decir “pipirrana”… Que teníamos que celebrarlo con un almuerzo en el que nos pusieran “para sopar… pipirrana” ¡Lo debemos hacer, Maestro!

      Eliminar
  5. Felicidades por tanto trabajo y tan bueno, que espero siga otros tantos. Por los amigos que habrás encontrado y por los horizontes que nos abriste. Larga vida al autor. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi inmenso agradecimiento, Anamaría. Es satisfactorio la apreciación de un esfuerzo, querido con gusto, pero esfuerzo al fin. Y como buena amiga que aprecia a sus amigos, sí, lo mejor que ha tenifdo este esfuerzo es el número de amigos encontrados y mi amor por el saber. ¡Oye, pues sí…! Te cojo la palabra, Diosa del Olimpo, quiero morir joven… siendo muy, muy viejecito. Un gran abrazo chillao, Anamaría.

      Eliminar