jueves, 11 de octubre de 2018

INQUIETUD


LA MUÑECA DE TRAPO

Antonio Campillo Ruiz


   El tañido de las campanas anunciaba El Ángelus. Desde su lugar de paseo habitual, torres y atalayas dibujaban  una línea del cielo atractiva, serena y plena de historia. Las personas iban y venían prestamente en todas direcciones y, la plaza, rodeada de plantas, se diluía para todos tan rauda como los propios caminantes. Envidiaba a quienes poseían la tranquilidad de poder caminar durante el día hacia diversos lugares sin orden. Sus pasos debían de ser precisos, sólo los podía materializar durante las noches. Sus actuaciones, sempre distintas, parecían repetirse. Sabía que no era así y, además, procuraba que jamás fuese de esta forma. Los espectadores merecían pasos únicos cada día.


   Debía ejercitar la elasticidad de sus extremidades para cambiar, siempre que fuese posible, junto a un acorde musical, esa figura que era inédita, esos brazos arqueados, ese talle cimbreante y al que debía proporcionar movimientos tan elásticos como seductores. Sabía que no era apropiado y más de una vez suponía una pequeña disputa con el coreógrafo pero merecía la pena. Sin saberlo, el público había asistido a un movimiento muy personal y recién inventado. Su satisfacción era plena cuando, en alguna actuación se repetían inusitados cambios de movimientos que eran advertidos por los expertos visitantes, asiduos cazadores de su especial forma de interpretación. Era frecuente que, posteriormente, criticaran su iniciativa, exaltando su pulcritud y perfecta sincronización con la música y, algunas veces, incluso con la letra de una canción.


   La línea del cielo interpretaba cada mañana para ella unos movimientos propios, dignos de una sincronía entre todos los elementos que la componían. Era posible que de esta abstraída observación hubiese surgido esa pequeña manía suya de cambiar, de reformar, de no repetir. La quietud la hacía sentirse limitada y, en muchas ocasiones, similar a una muñeca rígida y seria. Quería ser una muñeca de trapo, deformable y recompuesta al instante, quería ser una hoja mecida por el viento que se traslada sin saber el lugar al que llega, quería ser marioneta que interpretase divertidos cuentos e hiciese reír a los niños, quería viajar en una caja de cartón, con el viento y en el interior de la maleta de un cuentacuentos, por los confines de un fin inacabable en el que sus pies dibujasen en el suelo las notas musicales de la guitarra que la acompañaba.

Antonio Campillo Ruiz   



4 comentarios:

  1. Creo que todo creador, todo artista, sea escritor, pintor , músico, etc nunca se siente totalmente satisfecho con su obra. Seguro que ésta no refleja todo lo que hubiera querido trasmitir...y así tu bailarina cambia cada día esos pasos que nunca le parecen perfectos. Y quiere ser muñeca de trapo, marioneta. Quiere volar con el viento, viajar en una caja de cartón...siempre insatisfecha buscando la perfección que no existe.
    Un saludo y gracias por la variedad de textos con que nos obsequias.

    ResponderEliminar

  2. Tu texto me deja una sensación de tristeza, de insatisfacción de tu personaje. Quizás si focalizara más la atención en la vivencia, en ponerle sentimiento y no tanto en la perfección de la técnica con sus pequeñas innovaciónes se sentiría mejor.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Pero todo es búsqueda. Constante. Eso creo, luego de leerte. No la abandones.
    Como tampoco abandones el escribir.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Antonio, buena técnica la de esa bailarina/muñeca. Aparte, claro está, existe el duende, que como saben muy bien los flamencos aparece cuando Al De Arriba se le antoja. También en la danza el duende es algo intangible que no puede adquirirse, no se hereda, y por supuesto nada tiene que ver con contorsionismos ni gimnasia. Consiste en un soplo divino que quien lo tenga amanecerá cada día imaginando coreografías innovadoras, pasos perfectos a costa de machacarse el cuerpo, los huesos, las articulaciones. Buscando -y a veces consiguiendo- la perfección, a base de convertir sus pies en un manojo de apéndices doloridos, todo con la única aspiración de transmitir emociones a quien la vea bailar.

    ResponderEliminar